miércoles 23.10.2019

Pedro Sánchez explota el papel de víctima para apelar al votante enfadado

El líder del PSOE acusa a Unidas Podemos, en colaboración con el PP y Cs, de impedir la investidura
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez | FERNANDO VILLAR (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez | FERNANDO VILLAR (EFE)

Una vez constatada la repetición electoral, el PSOE se zambulle ya en el diseño de su estrategia de campaña. El líder del partido y presidente en funciones, Pedro Sánchez, buscará movilizar al votante enfadado y frustrado que ve cómo no se ha respetado su decisión del 28 de abril, apuntan fuentes socialistas.

Se trata de un mensaje que ya empezó a deslizar en sus últimas comparecencias. El martes, nada más conocerse que el rey no proponía ningún candidato a la investidura, Sánchez llamaba a quienes votaron por un Gobierno progresista y moderado a que “lo digan aún más claro” para que el resto de partidos atienda su voluntad. Dirigentes socialistas no transmiten una preocupación especial por la posibilidad de una elevada abstención al considerar que se trata de un elemento que puede afectar en mayor medida a Ciudadanos y a Vox. En el caso de los naranjas, porque tiene un electorado poco fiel y a una de sus dos almas, la más socioliberal, decepcionada en parte por la falta de entendimiento con el PSOE y el acercamiento a Vox, que ha motivado la fuga del partido de dirigentes naranjas como Toni Roldán o Javier Nart.

La abstención puede pasar factura también a Vox, opinan fuentes socialistas, porque parte del aumento de la participación que hubo el 28 de abril venía de abstencionistas históricos del espectro de la derecha más radical que encontraron en el nuevo partido un motivo ilusionante para acudir a las urnas. La entrada menos abrupta de lo esperado de los de Santi Abascal en las instituciones, unido al hecho de que han debido moderar sus posiciones para pactar con PP y Ciudadanos, puede desmovilizar a su electorado.

Sánchez explotará también en campaña el papel de víctima, un mensaje que ya lanzó en su comparecencia ante la prensa el martes pasado, en la que constató la inevitable repetición electoral por culpa, en primer lugar, de la actitud de Unidas Podemos, con la colaboración de PP y Ciudadanos. El líder socialista se dispone a incidir en que, siendo el único presidente posible, los otros tres grandes partidos nacionales impidieron, con su actitud, que pudiese formar gobierno. No fue por tanto su incapacidad de llegar a acuerdos con otros partidos la responsable de la repetición electoral, sino la voluntad de estos tres partidos de impedir que se materializase el Gobierno progresista y moderado por el que votó una mayoría de españoles, argumentará el PSOE.

“Todos contra Sánchez”

Los previsibles ataques del resto de partidos contra Sánchez pueden convertirse en un activo para el PSOE, pues este “todos contra Sánchez” refuerza la imagen del líder socialista como único presidente posible. Y sin una alternativa posible, en el entorno del líder confían en que la presión que habrá tras unas segundas elecciones facilite al PSOE la formación de gobierno.

Sánchez mantendrá su estrategia de ofrecer a los españoles un Gobierno progresista, pero moderado, porque las encuestas le están indicando que este mensaje tiene gran aceptación entre la mayoría de la opinión pública.

Con el doble objetivo de captar voto entre simpatizantes de Podemos desencantados por la cerrazón de Pablo Iglesias de no apoyar a Sánchez sin coalición de gobierno, y de atraer a decepcionados de Ciudadanos que soñaban con un Gobierno con el PSOE, los socialistas han comenzado a centrar sus ataques en Podemos, al que señalan como el principal culpable de llevar a los españoles de nuevo a las urnas. l

Comentarios