El Parlament reivindica a Puigdemont y el 1-O, pero no ratifica la independencia

El pleno del Parlament aprobó ayer con los votos de JxCat, ERC y la CUP una resolución que ratifica “la confianza en Carles Puigdemont como presidente” de la Generalitat”, pero evitó ratificar también la declaración de independencia del 27 de octubre.

El Parlament reivindica a Puigdemont y el 1-O, pero no ratifica la independencia
Diputados de Junts per Catalunya y ERC siguen el pleno desde sus escaños | andreu dalmau (efe)
Diputados de Junts per Catalunya y ERC siguen el pleno desde sus escaños | andreu dalmau (efe)

El pleno del Parlament aprobó ayer con los votos de JxCat, ERC y la CUP una resolución que ratifica “la confianza en Carles Puigdemont como presidente” de la Generalitat”, pero evitó ratificar también la declaración de independencia del 27 de octubre.
Los tres grupos independentistas aprobaron así una restitución simbólica del presidente cesado y actualmente en Bélgica, pero no lo invistieron de forma efectiva, ya que esto abriría un nuevo contencioso con el Tribunal Constitucional.
Esta resolución se aprobó con los 67 votos a favor de JxCat, ERC y la CUP; los 24 votos en contra del PSC y los comuns, mientras que Cs y PP decidieron no participar en la votación por considerar que la propuesta es contraria a las resoluciones de Constitucional.
La resolución aprobada también reivindica el referéndum del 1 de octubre de 2017, y califica de “ilegal e ilegítima” la destitución de Puigdemont y de su Govern que se hizo efectiva cuando el Senado dio luz verde a la aplicación del artículo 155.
El texto aprobado define a Puigdemont como el “legítimo candidato” a la Presidencia de la Generalitat, aunque ya no será investido tras su renuncia en favor a un candidato alternativo que sería Jordi Sánchez.
La CUP había presentado una enmienda a la resolución que se aprobó que pedía que la Cámara ratificara la declaración de independencia del 27 de octubre, pero finalmente no se votó porque llegaron a un acuerdo con JxCat para aprobar un texto  rebajado.

Votación polémica
Sin embargo, sí que hubo una votación polémica, la del punto seis bis de la resolución, que exige que “cesen las injerencias del Gobierno del Estado ante las instancias jurisdiccionales y el Tribunal Constitucional”, y reivindica que la voluntad de los catalanes fue legítimamente expresada en el referéndum del 1 de octubre.
El diputado del PSC David Pérez pidió la palabra para explicar que en la reunión de la Mesa del Parlament de antes del pleno los letrados de la Cámara defendieron que la resolución podría ser inconstitucional y no debería haber sido ni tramitada ni votada ante el plenario.
Los letrados argumentaron que la resolución defendía como legítimo un referéndum contra el que el Tribunal Constitucional falló en contra pero, aún así, el presidente de la Cámara, Roger Torrent, y la mayoría independentista de la Mesa decidieron seguir adelante.
Pérez recordó que los miembros de la Mesa tienen “el deber de impedir” cualquier iniciativa que contravenga al Constitucional, y constató que no fue así.
En el debate previo a las votaciones, el diputado de JxCat Quim Torra afirmó que esta resolución es un nuevo “punto de partida” hacia la república catalana, y advirtió  al Estado de que su grupo no se moverá ni un milímetro de sus reivindicaciones independentistas.
La líder de ERC en la Cámara, Marta Rovira, avaló reconocer a Puigdemont como el presidente legítimo de Cataluña, pero a la vez pidió que se forme un Govern efectivo en Cataluña cuantos antes; la CUP dio sus votos para aprobar el texto, pero el diputado Carles Riera criticó las “reculadas” de JxCat y ERC con la independencia.
El resto de grupos de la Cámara criticaron la resolución de los independentistas.
Por otra parte, los grupos de JxCat y de ERC en el Parlament votaron en sentido distinto en un punto de una propuesta de resolución de CatComú que hacía referencia a la creación de instituciones que sustituyeran funciones de la Cámara catalana, durante el pleno.
“El Parlament se afirma en su representación de la ciudadanía, representación que no pude ser sustituida por otros organismos como espacio de diálogo y soluciones, y emplaza a su órgano de gobierno, la Mesa del Parlament, a preservar esta representación así como todas las funciones que se deriven”, reza el punto de la propuesta de CatComú.
ERC votó a favor de esa propuesta mientras los diputados de JxCat se abstuvo ­—aunque el diputado Antoni Morral votó en contra—, lo que provocó que el punto saliera adelante con los votos a favor de los comuns, y del PSC, y los votos en contra de Cs, la CUP y el PP.
El punto hace referencia a la posibilidad de que el pacto entre JxCat y ERC busque una salida al diputado Carles Puigdemont creando una estructura paralela en Bélgica encargada de desarrollar la república.
En las últimas semanas se discutió si, desde Bélgica, esos organismos tendrían alguna capacidad ejecutiva, y con la propuesta de los comuns se han visibilizado las distancias entre JxCat y ERC. l