Miércoles 26.06.2019

Montero dice que el Gobierno no cederá a “chantajes” soberanistas

La ministra de Hacienda asume la caída de las cuentas durante un bronco debate con aire electoral

Sánchez aplaude a Montero | kiko huesca (efe)
Sánchez aplaude a Montero | kiko huesca (efe)

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dio ayer por asumido que el proyecto presupuestario de 2019 caerá mañana en la votación de las enmiendas a la totalidad, en un debate bronco con tintes electorales en el que afirmó que no cederá a “chantajes” sobre la autodeterminación.

La ministra admitió que “previsiblemente” saldrán “adelante las enmiendas a la totalidad” que desde ayer se debaten en el Congreso, donde se produjeron reiteradas peticiones de convocatoria de elecciones generales por parte de PP y Ciudadanos.
En los últimos días se barajaron varias fechas electorales para esta primavera y el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, admitió que la legislatura se acortaría si se tumbaran los presupuestos, aunque la ministra puntualizó ayer que el Ejecutivo “vino a gobernar y mientras esas tareas sigan pendientes este Gobierno seguirá gobernando”.

Las cuentas afrontan seis enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Ciudadanos, ERC, PDeCat, Foro Asturias y Coalición Canarias, que de mantenerse hasta la votación conjunta de mañana y contar con los votos de todos estos partidos prosperarían y devolverían las cuentas al Ejecutivo, que no puede volver a presentarlas.

Pese a la defensa de Montero de unos presupuestos que considera que empiezan a cerrar las heridas de la crisis y que aportan una renta indirecta en forma de prestaciones o servicios públicos de unos 4.174 euros por ciudadano, el conflicto secesionista en Cataluña protagonizó la sesión parlamentaria.


Montero comenzó su intervención lamentando que el debate presupuestario haya coincidido con el juicio del procés, aunque al mismo tiempo cargó contra la “ensoñación” de los independentistas de que “el Gobierno iba a aceptar lo inaceptable a cambio de su apoyo”.


“Se equivocaron de medio a medio”, subrayó, “este Gobierno no va a ceder a ningún chantaje por parte de nadie” como en su opinión es la petición de un referéndum de autodeterminación como requisito para aprobar el Presupuesto.


“Si la tramitación de los presupuestos generales depende del derecho de autodeterminación de Cataluña les adelanto que no habrá presupuestos”, zanjó la ministra de Hacienda.

El debate bajó el tono de crispación durante las intervenciones del portavoz de ERC, Joan Tardá, y del diputado del PDeCAT, Ferran Bel, que insistieron al Gobierno que sus formaciones no se levantaron de la mesa del diálogo.


Tardá reiteró que “es tan legítimo poner encima de la mesa la autodeterminación como la autonomía”, y señaló que el inicio de un diálogo requiere que no se hagan “trampas” para que la negociación pueda culmina.


“Es una oportunidad perdida”, dijo, al tiempo que confió en que espera que no sea “definitiva”, a lo que Montero le instó a que no engañen a los ciudadanos ni genere falsas expectativas porque los independentistas sabían que el Gobierno no aceptaría el principio de la autodeterminación.


Ferran Bel (PDeCat) consideró que el Gobierno todavía tiene tiempo de rectificar y ofreció retirar su enmienda si el Gobierno acepta “volver al jueves” de la semana pasada, antes de la ruptura del diálogo, aunque se quejó de que el Ejecutivo no haya hablado con ellos “ni un céntimo” del presupuesto.

Comentarios