jueves 22.08.2019

Moncloa acepta un mediador en la mesa de diálogo que abrirá con los soberanistas

Los amagos de ERC y el PDeCat de tumbar las cuentas obligan al Gobierno a abrir la puerta a un “relator”

Carmen Calvo responde durante una sesión de control en el Senado | aec
Carmen Calvo responde durante una sesión de control en el Senado | aec

El Gobierno protagonizó ayer un movimiento imprevisto al abrir la puerta a una suerte de coordinador entre partidos catalanes, no un mediador, tal y como explicó la vicepresidenta, Carmen Calvo, en el Senado.

Calvo aceptó ayer esa figura al ser preguntada antes de entrar por la tarde en la sesión de control al Gobierno en el Senado, aunque eludió referirse a ella como “mediador” y explicó que se trataría de sino de un coordinador, es decir, “alguien que pueda tomar nota” y “coordinar” las reuniones y “que entienda bien de todo lo que estamos hablando”.


Calvo se lo ratificó después en el hemiciclo al portavoz del PP, Ignacio Cosidó, que le interrogó sobre esas negociaciones. “Si dialogar es un delito, soy culpable y espero mi condena”, enfatizó. “Este Gobierno cede al diálogo siempre y, si se trata de los Presupuestos Generales del Estado ¿dialogar con todos los grupos para intentar que salgan adelante le parece a usted raro en una democracia?”, planteó la vicepresidenta al portavoz popular.

Pocas horas después el Gobierno garantizaba que la mesa de partidos para debatir la situación en Cataluña será coordinada por un “relator” que será “neutral” y elegido de común acuerdo.
Moncloa precisó que esa persona estará para coordinar las reuniones y ayudar en el desarrollo de esta mesa de partidos que, subraya, será “de ámbito catalán”.

Desbloquear el aval
Por la mañana Artadi explicó que la aceptación de esta “figura notarial”, además de un calendario y una clarificación de las funciones de los “grupos de trabajo”, era una condición “clave” para “desbloquear” el aval de los independentistas a la tramitación de las cuentas.

“El concepto de relator nos parece bien. Es evidente que lo recibimos como una buena noticia”, dijo ya por la tarde en la rueda de prensa posterior a la reunión que mantuvieron en el Palau de la Generalitat el presidente, Quim Torra, y representantes parlamentarios del PSC-Units, los comuns, ERC y JxCat.
Sin embargo, Artadi dijo de que estar de acuerdo con la figura del relator no satisface por completo las demandas de la Generalitat y exige nuevas concreciones: acordar el nombre de esta persona y un plan de trabajo y calendario.

Que el Gobierno acepte la figura de un posible “coordinador” en el diálogo entre los partidos catalanes provocó una reacción muy similar en el Partido Popular y en Ciudadanos, ya que ambos ven
en la idea una cesión.

Negociar privilegios
Los populares recurrieron a un comunicado para denunciarlo, en tanto que el líder de la formación naranja, Albert Rivera, expresó su parecer en Twitter, donde escribió : “Sánchez vuelve a ceder ante los separatistas y acepta un ‘mediador’ para negociar privilegios con Torra”.


Las amenazas de ERC y del PDeCat de tumbar los Presupuestos, llevaron al Gobierno a apurar las mesas de negociación bilaterales para acercar el diálogo y poder resolver el conflicto catalán con la ayuda del coordinador impuesto por el Govern.


El grupo parlamentario de ERC registró ayer su enmienda a la totalidad al Presupuesto después de haber hecho “todos los esfuerzos” por encontrar “terrenos compartidos” con el Gobierno, según dijo el portavoz de este partido en el Congreso, Joan Tardá.

Tardá dejó “la pelota en el tejado del Gobierno” y deja entrever que el no al Presupuesto está más cerrado que abierto, mientras que el PDeCat se mostró más flexible e incluso “deseoso” de poder encontrar un acercamiento.

“Si ahora no es posible el diálogo, lo será más adelante. Algún día”, aseveró Tardá, mientras afirmó que a ERC “no le acompleja” tener que alinearse con el PP y Cs en la votación conjunta que se producirá tras el debate de las enmiendas a la totalidad.

En otro escenario se ha situado el portavoz del PDeCat en el Congreso, Carles Campuzano, que dijo que, de aquí al viernes, hay tiempo para que el Gobierno “mueva ficha”.


“Yo lo deseo”, puntualizó, tras confiar en que las mesas de negociación abiertas entre el Gobierno central y el de la Generalitat, así como una relativa a partidos políticos, puedan dar resultados.

Lo cierto es que los Presupuestos se enfrentan de momento a tres enmiendas a la totalidad: la del PP, la de Cs y la de ERC; a la espera de que el PDeCat sume la suya el viernes, y de que Foro Asturias presente otra iniciativa. El PNV y Compromís informaron de que dejarán pasar las cuentas a la fase siguiente.

Comentarios