Los letrados se inclinan por no iniciar la cuenta atrás a pesar de la convocatoria de la investidura

Los letrados del Parlament se inclinan en sus reuniones por considerar que la cuenta atrás de un máximo de dos meses para la investidura aún no se puso en marcha, al no haberse producido votación, pero debaten si incluir en su informe fórmulas para desbloquear la legislatura a corto plazo.

Los letrados se inclinan por no iniciar la cuenta atrás a pesar de la convocatoria de la investidura
Puigdemont participa en una concentración con motivo de los cien días de su huida | alberto fernández (efe)
Puigdemont participa en una concentración con motivo de los cien días de su huida | alberto fernández (efe)

Los letrados del Parlament se inclinan en sus reuniones por considerar que la cuenta atrás de un máximo de dos meses para la investidura aún no se puso en marcha, al no haberse producido votación, pero debaten si incluir en su informe fórmulas para desbloquear la legislatura a corto plazo.
El informe, que fue solicitado la semana pasada por la Mesa del Parlament, todavía se está ultimando, por lo que los grupos no pudieron contar con él ayer por la mañana en la reunión de la Mesa para poder posicionarse sobre una hipotética fórmula que permita salir del bloqueo actual.

No hubo votación
Sin embargo, según comentaron fuentes parlamentarias, a falta de emitir el informe definitivo, los letrados coinciden en sus reuniones en que, tras el aplazamiento del pleno de investidura la semana pasada por parte del presidente del Parlament, Roger Torrent, no se activó aún el reloj de la cuenta atrás de dos meses para llevar a cabo la investidura, un plazo que si se agota sin que haya nuevo president conducirá a unas nuevas elecciones.
Ese posicionamiento de los servicios jurídicos de la cámara, según dichas fuentes, se basa en constatar que la ley vincula literalmente el inicio del plazo a que se haya llevado a cabo una votación de investidura, una circunstancia que no se produjo, ya que Torrent decidió aplazar el pleno pocas horas antes de su inicio.

Consideraciones
Diversas fuentes apuntan además que, si bien los letrados ya disponían el viernes de un texto, en las últimas horas se habría frenado la emisión definitiva del informe para introducir algunas modificaciones, dado el intenso debate que se está produciendo en el seno de los servicios jurídicos sobre la necesidad de introducir algunas consideraciones dirigidas al presidente del Parlament.
Así, entre los letrados se considera que, si bien el plazo de dos meses no debe en efecto arrancar todavía, eso no implica que el bloqueo de la legislatura se pueda alargar “sine die”.
En este sentido, apuntan, se está sopesando la posibilidad de incluir en el informe tres posibles fórmulas para salir del bloqueo a corto plazo, recordando al presidente del Parlament que la ley le hace responsable directo de impulsar la investidura en un plazo de tiempo razonable.
Esas fórmulas que se podrían apuntar en el informe son, en primer lugar, que Torrent considerara proponer otro candidato; otra vía sería aguardar a que el Tribunal Constitucional resuelva la admisión del recurso del Gobierno y confirme o no las medidas que afectan a Puigdemont; y, por último, la vía aceptada por el Consejo de Estado con relación a que, si no hay un candidato en condiciones, el presidente del Parlament lo comunique al pleno y se de inicio a los dos meses, tomando como precedente lo ocurrido en el año 2003 en la Asamblea de Madrid en el llamado “Tamayazo”.
No obstante, en el seno de las reuniones de los letrados se discute si incluir o no esas consideraciones en su informe o si hacerlo de una forma más velada, en un contexto en el que JxCat y ERC buscan la máxima flexibilidad con los plazos para poder negociar una solución para la investidura, por lo que incluir consideraciones de este tipo en el informe de los letrados supondría una incómoda presión añadida en sus complejas conversaciones.
Mientras, el secretario de Comunicación de Cs, Fernando de Páramo, acusó al presidente del Parlament de ser “el principal responsable de la situación de parálisis” del Parlament por negarse a admitir que Carles Puigdemont (JxCat) no puede presidir la Generalitat.
De Páramo preguntó ayer en rueda de prensa si alguien puede decir a Puigdemont que “el juego se ha acabado”, y ha responsabilizado al presidente de la cámara, Roger Torrent, de alargar el proceso soberanista por no reconocerlo.
Definió la propuesta de la presidencia simbólica como “otra performance” y no valoró si su partido emprendería acciones legales en caso de llevarse a cabo esta propuesta. De Páramo pidió que el Parlament se active porque “lo que no son simbólicos son el 3% ni la corrupción ni los problemas reales de los catalanes”.

JxCat pide dinero
Por su parte, JxCat registró una solicitud para recibir “en la mayor brevedad” las subvenciones públicas que corresponden a los grupos en virtud de los resultados electorales.
En un documento que JxCat registró el viernes, pide a la Mesa que consulte a la Junta de Portavoces y que “se proceda a establecer los criterios oportunos de dotaciones de las subvenciones”.