JxCat insiste en investir a Sánchez y apela a la CUP para evitar otras elecciones

Junts per Catalunya (JxCat) insistió ayer en que aún hay “tiempo” para investir a Jordi Sánchez con el convencimiento de que será posible “hacer Govern y garantizar república”.

JxCat insiste en investir a Sánchez y apela a la CUP para evitar otras elecciones
Carles Puigdemont se reúne en Bruselas con los diputados de su partido | horst wagner (efe)
Carles Puigdemont se reúne en Bruselas con los diputados de su partido | horst wagner (efe)

Junts per Catalunya (JxCat) insistió ayer en que aún hay “tiempo” para investir a Jordi Sánchez con el convencimiento de que será posible “hacer Govern y garantizar república”, al tiempo que apeló a la “responsabilidad de Estado” de la CUP para evitar una repetición de las elecciones.

La reunión del grupo parlamentario de JxCat en Bruselas, presidida por Carles Puigdemont, terminó, en consecuencia, sin plantear un plan C para la investidura del nuevo presidente de la Generalitat.
“Aún hay margen para investir a Jordi Sánchez”, afirmó en rueda de prensa el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, para quien hay base legal para tirar adelante la investidura prevista, pese a la negativa del Tribunal Supremo a excarcelar al candidato, aún en prisión preventiva.

Cinco días
El Supremo dio el lunes cinco días a las defensas y acusaciones personadas en la causa para que informen sobre el recurso.
Pero el Supremo no es el único escollo para investir a Sánchez, también lo es la negativa de la CUP a moverse por ahora de la abstención, insuficiente para alcanzar los votos necesarios para garantizar la mayoría independentista, teniendo en cuenta que ni Puigdemont ni Antoni Comín, ambos en Bélgica, pueden votar.
Pujol pidió “esfuerzos por parte de todos” y apeló al “compromiso y la responsabilidad” en este proceso, ya que “sin Govern no puede haber república”.

En el exilio
“No queremos elecciones”, dijo Pujol, rotundo al señalar que Puigdemont no debe renunciar a su escaño, porque la solución debe proceder de una “reflexión” por parte de la CUP, para que tenga en cuenta que hay dos diputados, de JxCat y ERC, que se encuentran en el “exilio” y que no pueden votar en las sesiones parlamentarias.
Sin embargo, ayer por la mañana en RAC 1, el diputado de la CUP en el Parlament Carles Riera elevó el nivel de exigencia de su formación de cara a las negociaciones con JxCat y ERC y consideró que el proceso constituyente debería culminar con un referéndum “vinculante” que debería tener una fecha concreta.
Riera indicó que la CUP no desea entrar en un debate sobre nombres, por lo que no cuestiona ni el de Jordi Sánchez ni, por ejemplo, el de Jordi Turull, aunque ha apuntado que “un candidato muy vinculado al PDeCat no facilitaría las cosas”.

Riera insistió en que la CUP no valora presidenciables sino hojas de ruta: “Sea cuál sea el nombre que se nos ponga delante, no será un buen candidato si no hay un plan de Govern republicano”.
Así, exigió al Parlament y a su presidente, Roger Torrent, que “obedezca a la soberanía popular del 21 de diciembre, no a los mandatos del Tribunal Supremo y del Constitucional”, como cree que hizo al suspender los plenos de investidura de Carles Puigdemont y de Sánchez.
En la reunión de ayer en Bruselas, no solo no se habló de ningún nombre alternativo a Sánchez, sino que tampoco se abordó, informó Pujol, otro asunto sensible: la creación de una asociación impulsada por diputados independientes de JxCat, de la que ya hay un borrador del manifiesto y los estatutos y que despierta los recelos del PDeCat.

Desde Roses, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, manifestó que, viendo la dificultad de acordar la elección de un president, llegó a la conclusión de que “a los partidos soberanistas les gusta” el artículo 155.