miércoles 20/1/21

JxCat y ERC frenan sus negociaciones en la fase final por los puestos clave

JxCat y ERC entraron en la fase final de las negociaciones, pero sus diferencias en cómo debe ser la composición del futuro Govern y los papeles de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras las frenaron bruscamente, por lo que será clave si el expresident definitivamente da un paso al lado.

Batet, Riera y Sabriá conversan en los pasillos del Parlament tras la reunión de la Mesa | aec
Batet, Riera y Sabriá conversan en los pasillos del Parlament tras la reunión de la Mesa | aec

JxCat y ERC entraron en la fase final de las negociaciones, pero sus diferencias en cómo debe ser la composición del futuro Govern y los papeles de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras las frenaron bruscamente, por lo que será clave si el expresident definitivamente da un paso al lado.
Las dos partes coinciden en que llegaron al momento decisivo y confían en un acuerdo en días, si bien se encontraron con interrogantes en asuntos peliagudos, sobre todo en cómo debe ser la cúpula del Govern, más allá del pacto cerrado de que la distribución de las carteras será al 50%.
En este contexto, el portavoz de ERC, Sergi Sabriá, pidio “generosidad” a JxCat para superar la “tirantez” que se está produciendo en el tramo final de la negociación para lograr un acuerdo global de investidura, Govern y legislatura, que espera cerrar “cuanto antes mejor”.

Atribuciones
Según fuentes de las negociaciones, las discrepancias están sobre todo en la estructura del Govern y en las atribuciones que debería tener, en primera instancia, Carles Puigdemont desde Bélgica.
Si bien JxCat oficialmente lo mantiene como candidato a la presidencia de la Generalitat, en ERC dan por hecho que no podrá ejercer como tal, por lo que plantean un papel de “presidente legítimo”, para el que se le haría un reconocimiento en Bélgica y una resolución en el Parlament.
Así, se espera que Puigdemont oficialice un “paso al lado” en su pretensión inicial a fin de posibilitar una investidura “legal y efectiva” en la cámara catalana que requiere ERC y que permita poner fin al 155.
Además, ERC considera que toda la estructura que pueda tener Puigdemont en Bélgica, como una “casa de la república” o un “consejo de la república”, debería pagarse con dinero privado para evitar delitos, por lo que algunas fuentes apuntan a la posibilidad de crear una fundación privada.
En cuanto a la vicepresidencia, ERC se resiste a eliminarla y exige poder poner en el puesto a quien quiera, ante la propuesta de JxCat de “restituir al máximo posible” el anterior Govern, lo que supondría que la cartera sería para Oriol Junqueras, en prisión, aunque tampoco es una exigencia del grupo de Puigdemont.
La vicepresidencia podría ser clave si JxCat opta por Jordi Sánchez como plan B a Puigdemont, ya que en el caso de que el juez lo mantuviera en prisión, el control del día a día de la Generalitat estaría en manos del vicepresidente o vicepresidenta de ERC.
Según esta “restitución” que propugna la lista del president, la cartera de Presidencia sería para JxCat y la ostentaría Jordi Turull, pero ERC cuestiona que acapare los tres principales cargos institucionales que se prevén para el futuro gobierno catalán.
ERC solo garantiza para JxCat los dos primeros, la denominada “presidencia legítima”, que ninguna de las partes negociadoras discute que la tendrá Carles Puigdemont desde Bélgica.

Comentarios