miércoles 20.11.2019

La jornada electoral transcurre con normalidad en Cataluña pese a la agitación preelectoral

Los abucheos a Arrimadas en un colegio de Barcelona marcaron uno 
de los momentos 
más tensos
Los apoderados de JxCat y Cs discuten tras la votación de Arrimadas  | quique garcía (efe)
Los apoderados de JxCat y Cs discuten tras la votación de Arrimadas | quique garcía (efe)

La jornada electoral se inció con normalidad en Cataluña y las escasas incidencias que se registraron se pudieron resolver antes de la apertura de los colegios o poco después, informó la Gobierno en Cataluña. La tranquilidad con que transcurrió la jornada sorprendió después de Cataluña viviese una jornada de reflexión atípica con la celebración de numerosos actos de protesta y reivindicativos convocados por Tsunami Democrátic

Los catalanes ejercieron con total civismo su derecho al voto en las 8.365 mesas y los 2.670 colegios electorales que conforman la estructura de las elecciones al Congreso y al Senado en los 947 municipios de Cataluña.

“Prácticamente no se registraron incidencias remarcables y se fueron resolviendo antes de la apertura de los colegios, o en un breve espacio de tiempo”, ha señalado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

Aunque la jornada transcurrió sin manifestaciones violentas, la tensión que se vive en las calles catalanas se percibió en los colegios electorales. Así, medio centenar de personas abuchearon y llamado “fascista” a la candidata de Cs al Congreso por Barcelona, Inés Arrimadas, antes y después de votar en el colegio Ausiás Marc, en el distrito barcelonés de Les Corts.

Protección del Govern

En declaraciones a los periodistas, durante los abucheos, Arrimadas dijo que quienes le insultan “gritan más, porque saben que tienen la protección del Govern de la Generalitat”, que quienes se le acercan para agradecerle su trabajo, como sucedió dentro del colegio.

“Quienes quieren echarnos de Cataluña tienen toda la impunidad”, y añadió que, mientras tanto, los votantes de Cs tienen que taparse la cara para que no se les identifique en televisión.  

Por otra parte, cinco agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Santiago de Compostela desplazados a Barcelona como refuerzo con motivo de la jornada electoral de este 10 de noviembre resultaron heridos tras chocar un vehículo contra el furgón policial en el que circulaban, cuyo conductor dio positivo en la prueba de alcoholemia.

Siniestro

El siniestro tuvo lugar sobre las 06.30 horas de ayer cuando un vehículo se saltó una señal de stop y chocó contra el furgón policial lateralmente cuando realizaba el relevo tras prestar servicio en el turno de noche.

A los cinco agentes heridos de la Unidad de Prevención y Reacción desplazada desde Santiago a Cataluña les realizaron diversas pruebas médicas y “se encuentran fuera de peligro”, indicaron las mismas fuentes, que apuntaron que presentan contusiones y dolor de espalda. Está previsto que sean trasladados la próxima semana a Galicia.

Pese a que no se registraron incidentes serios, las fuerzas del orden permanecieron en estado de máxima alerta durante toda la jornada. Un dispositivo conjunto de los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil garantizó la seguridad y normalidad. La policía catalana activó todos los efectivos disponibles del cuerpo.

Por parte de la Policía y la Guardia Civil, unos 2.500 agentes estuvieron preparados para actuar a petición de los Mossos, que vigilaron todos los colegios electorales.

Un binomio de Mossos vigiló cada punto de votación, y el cuerpo catalán será el responsable de ejecutar el dispositivo “Urna”, si bien estuvieron en coordinación con los otros cuerpos a través del Centro de coordinación operativa en la Conselleria de Interior.

Para hacer frente a la jornada, la Jefatura de los Mossos, a través del comisario jefe, Eduard Sallent, ordenó a todos sus efectivos que se preparasen para un escenario de “máxima activación”.

Dentro de lo esperado

Los Mossos esperaban que la jornada transcurra dentro de la normalidad y que sea “tranquila”.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, por su parte, dijo que desde la Generalitat se debían garantizar los derechos de todo el mundo, por lo que consideran que debe ser “compatible manifestarse e ir a votar” .

Asimismo, aseguró que garantizarán que la jornada electoral se celebrase con “normalidad” ante la posibilidad de que haya movilizaciones el día de reflexión y el mismo día de las elecciones.  

La normalidad con que transcurrió la jornada, llega después de una jornada de reflexión atípica en la que miles de personas secundaron la llamada de los CDR en una marcha en la que se vivieron momentos de tensión cuando un amplio dispositivo policial les impidió acceder a la Jefatura de Via Laietana.

El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, presidió en La Moncloa una reunión del Comité de Coordinación sobre la situación en Cataluña, donde varias organizaciones independentistas habían convocado actos “festivos” o de protesta.

Comentarios