viernes 4/12/20

La investigación del 1-O lleva a registrar la sede de Ómnium durante doce horas

La Guardia Civil detuvo ayer al secretario de Difusión, Antoni Molons, y registró su despacho en el Palau de la Generalitat y la sede de Ómnium Cultural por orden del juez del 1-O

Varios agentes portan cajas con documentos tras acabar el registro | quique garcía (efe)
Varios agentes portan cajas con documentos tras acabar el registro | quique garcía (efe)

La Guardia Civil detuvo ayer al secretario de Difusión, Antoni Molons, y registró su despacho en el Palau de la Generalitat y la sede de Ómnium Cultural por orden del juez del 1-O, para averiguar si el Govern financió publicidad del referéndum mediante pagos opacos a la entidad soberanista.
Según fuentes jurídicas informaron de que la operación de la Guardia Civil se enmarca en la nueva línea de investigación que abrió el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que indaga los preparativos del referéndum, por un posible delito de malversación de fondos públicos en la financiación del 1-O.

Los agentes registraron durante casi doce horas horas la sede de Ómnium Cultural en Barcelona, donde rastrearon diversa documentación y datos almacenados en los ordenadores, así como el correo electrónico de la entidad soberanista.
De manera paralela registraron el domicilio de Antoni Molons y su despacho en el Palau de la Generalitat, en lo que supone la segunda irrupción de la Guardia Civil en la sede del Govern en pocos meses: el mes de julio lo hizo para recabar la agenda del exconseller Germá Gordó, por el caso del 3% de presunto pago de comisiones a CDC.

El secretario de Difusión y Atención al Ciudadano de la Generalitat fue detenido, acusado de los delitos de malversación y desobediencia, y trasladado a la comandancia de la Guardia Civil en Barcelona para ser interrogado, donde ha quedado en libertad tras acogerse a su derecho a no declarar a la espera de que lo cite el juez instructor.
Los agentes de la Guardia Civil preguntaron a Molons por el anuncio del Govern en el que aparecían unas vías de tren y el lema “Has nacido con la capacidad de decidir, ¿renunciarás a ella?”, con el emblema de la Generalitat y la frase: “1-Oct Referéndum de Autodeterminación de Cataluña”, que se enmarcaba en su campaña denominada “Civisme”.
Ante los agentes de la Guardia Civil, Molons afirmó entonces que fue Turull quien autorizó el contrato marco de la campaña “Civisme”, que tenía un presupuesto global de 2,7 millones de euros y que finalmente no se llevó a cabo, aunque el anuncio sobre las vías y el referéndum sí se difundió en varios medios.

Precisamente, el juez indaga ahora si la financiación de la publicidad se pudo enmascarar a través de pagos del Govern a Ómnium, entidad que habría encargado la confección de la campaña de publicidad del 1-O, con el fin de burlar la prohibición del Constitucional de destinar partidas de los presupuestos al referéndum de independencia suspendido, según las mismas fuentes.
Por su parte, el vicepresidente de Ómnium Cultural, Marcel Mauri, negó que la entidad se financie con dinero público y avisó de que no se dejará “amedrentar” por registros como el de la Guardia Civil en su sede.

Comentarios