miércoles 5/8/20

Iglesias apuesta por ampliar la red pública de residencias con una fiscalidad más progresiva

El Informe de Progeso 2020 del Gobierno central llama a una mayor capacidad recaudatoria
El vicepresidente segundo del Gobierno en la sesión de control en el Senado | efe
El vicepresidente segundo del Gobierno en la sesión de control en el Senado | efe

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, apostó por ampliar la red pública de residencias y por financiar el fortalecimiento de los recursos públicos con un sistema fiscal más progresivo y con mayor capacidad recaudatoria en su Informe de Progreso 2020, el primero del Gobierno en el que hace balance de sus primeros seis meses y de la gestión de la crisis sanitaria, y que examina la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

“Resulta urgente revisar nuestro sistema tributario para dotarlo de mayor progresividad y capacidad recaudatoria, para que sea un verdadero catalizador de la justicia social y la reducción de la desigualdad, de forma que nuestro país se aproxime a los estándares de justicia fiscal a nivel europeo, que es además condición de posibilidad de llevar a cabo la reconstrucción”, subraya Iglesias en el Informe, que presentó ayer en el Consejo de Ministros. 

Entre las medidas que propone para alcanzar el cumplimiento de los ODS en 2030, destaca un Pacto por los Cuidados que sea impulsado en esta legislatura, “capaz de diseñar un sistema estatal de cuidados sostenido desde lo público”, y que combine tres dimensiones: el derecho a recibir cuidados y facilitar su acceso a toda la población; el derecho a cuidar en condiciones de igualdad y a trabajar en el ámbito de los cuidados en condiciones dignas.

En concreto, para garantizar el derecho a recibir cuidados, Iglesias propone extender y fortalecer el sistema de atención a la dependencia a través de la ampliación de la red pública de residencias, la atención domiciliaria y el aumento de la dotación de recursos de la Ley de Dependencia.

Conseguirlo, también pasa, a su juicio, por la universalización de la educación infantil de cero a tres años, “que además de ser un instrumento clave para el desarrollo de niñas y niños, cumplen una importante función de facilitación de la conciliación”. En la actualidad, según advierte, la red pública cubre el 32% de la población en ese tramo de edad. 

También propone “valorar socialmente los cuidados no remunerados, garantizando las condiciones económicas y de tiempo para poder llevarlos a cabo” de forma que “la conciliación no suponga una renuncia para las mujeres y que cuidar, sin que la sociedad los penalice, sea también un derecho de los hombres”; así como, dignificar socialmente y mejorar las condiciones de las empleadas del hogar que trabajan en “una enorme precariedad”.

Para llevar a cabo este fortalecimiento de lo público, el vicepresidente segundo insiste en la “urgencia” de “aumentar la progresividad y capacidad recaudatoria del sistema fiscal”, invirtiendo la tendencia de los últimos años en los que se ha otorgado “más peso a los impuestos indirectos, que tienen un carácter más regresivo” y que “han contribuido al aumento de la desigualdad”.

Por otra parte, en el documento, Iglesias apuesta por una reindustrialización verde después de que la crisis sanitaria del Covid-19 haya puesto de manifiesto la dependencia exterior para el suministro de bienes y equipos básicos que han sido fundamentales para garantizar la protección de la salud de la población.

Comentarios