domingo 29/11/20

Hacienda destapa una gran trama que defraudaba el IVA por un importe de 40 millones

Una gran operación contra el fraude de IVA denominada “Flash” y cuyo importe podría ascender a 40 millones de euros se saldó con once empresarios españoles detenidos, entre ellos el cabecilla de la trama.

Varios de los vehículos intervenidos en la operación contra el fraude del IVA	EFE/Ballesteros
Varios de los vehículos intervenidos en la operación contra el fraude del IVA EFE/Ballesteros

Una gran operación contra el fraude de IVA denominada “Flash” y cuyo importe podría ascender a 40 millones de euros se saldó con once empresarios españoles detenidos, entre ellos el cabecilla de la trama.
La operación, iniciada ayer y que sigue abierta, se está llevando a cabo en Madrid y las localidades de Alcorcón, Nuevo Batzán y Coslada, aunque también se prevén detenciones en otras comunidades.
Durante la operación se registraron cinco domicilios en Madrid y se requisó mucha documentación, aunque se prevé que continúen los registros y los arrestos hasta sumar cerca de 25. El fraude por IVA de esta red empresarial podría ascender a entre 30 y 40 millones de euros y el Juzgado número de 3 de Alcorcón, que se ha hecho cargo del caso, decretó “secreto de las actuaciones”.
La operación “Flash” se está llevando a cabo en colaboración con Vigilancia Aduanera, la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif) y la Agencia Tributaria.
El fraude se produjo, al parecer, a través de la colocación de sociedades interpuestas que operaban con la importación y venta de productos de electrónica e informática, y el cabecilla de la trama fue detenido ayer en su domicilio del sureste de Madrid.
Los once detenidos son empresarios que utilizaban sus compañías como pantalla para controlar otras empresas que en muchos casos tenían sede europea y en las que ponían a testaferros.
El hecho de que la operación de compra de productos informáticos se produjera dentro de la UE hacía que estas empresas se beneficiaran de ventajas fiscales y no pagaran IVA.
Se trataba de un entramado empresarial muy complejo, ya que la mercancía objeto del fraude viajaba directamente desde países de la UE a almacenes logísticos españoles que, a su vez, la remitían a los comercializadores finales.
Para llevar a cabo el fraude al IVA, se interponían una serie de sociedades creadas en otros países europeos y en España.

Comentarios