domingo 9/8/20

Un guardia civil vincula a dos acusados de Alsasua con el entorno de la disidencia de ETA

Un capitán de la Guardia Civil afirmó ayer que dos de los acusados por la agresión de Alsasua, Jokin Unamuno y Adur Ramírez, estuvieron dos meses antes de los hechos en una manifestación organizada en el municipio de Etxarri Aranatz

Dos simpatizantes de los detenidos por la agresión saludan al paso de la furgoneta que los traslada | aec
Dos simpatizantes de los detenidos por la agresión saludan al paso de la furgoneta que los traslada | aec

Un capitán de la Guardia Civil afirmó ayer que dos de los acusados por la agresión de Alsasua, Jokin Unamuno y Adur Ramírez, estuvieron dos meses antes de los hechos en una manifestación organizada en el municipio de Etxarri Aranatz por “el entorno de la disidencia de ETA”, esto es, “la gente más radical dentro del entorno abertzale”. Para la convocatoria, a través de las redes sociales, se utilizó el “anagrama de Askatasuna”.
Esta protesta es uno de los hechos con los que el capitán de la Benemérita, perteneciente a la Brigada de Información de Navarra, intentó acreditar que la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en la localidad navarra el 15 de octubre de 2016 fue “premeditada” y “no fue casualidad”.

Distribución de panfletos
A preguntas del fiscal José Perals durante el juicio que se está celebrando en la Audiencia Nacional, el oficial enumeró varios de estos hechos. En primer lugar, mencionó que en junio de 2016 hubo una jornada de puertas abiertas de la Guardia Civil en Alsasua y que miembros del movimiento Ospa Eguna –que pretende la expulsión de las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco y Navarra– distribuyeron “panfletos” para intentar que no se celebrara.
Otro hecho, explicó el guardia civil, fue el día de Ospa Eguna, en agosto de ese año, para el que Jokin Unamuno pidió autorización en el Ayuntamiento. “Aquí volvió a haber un contacto entre Jokin y el teniente” en octubre, resaltó.
El tercer hecho apuntado por el capitán fue la misa del 12 de octubre, día de la patrona de la Guardia Civil, solo unos días antes de la agresión. Ese día, ya relatado en alguna ocasión anterior durante el juicio, ocho individuos se personaron cerca de la puerta de la iglesia del Convento de los Capuchinos de Alsasua para protestar y entre los asistentes estaban Unamuno y Ramírez, para los que el fiscal pide 50 años de prisión por lesiones terroristas.
El cuarto hecho, ha añadido, se produjo a principios de septiembre de 2016 con la manifestación en Etxarri Aranatz, situado a unos diez kilómetros de Alsasua, una protesta “no comunicada”.
A Adur Ramírez también se le identificó en una concentración ante el Ayuntamiento de Pamplona a favor de los presos de ETA convocada por Ernai, que, según explicó el oficial, son las “juventudes de Sortu”, las conocidas tradicionalmente como Jarrai. Eso sí, ha remarcado que Ernai es “una organización legal”.
Sobre Adur Ramírez, contó que en un principio “no se dejó detener”. “Fuimos a su casa y su padre nos dijo que no iba a ser detenido por la Guardia Civil”, señaló,
aunque después confirmó que más tarde se personó voluntariamente.

Comentarios