martes 16.07.2019

Grande-Marlaska confirma que habrá acercamiento de presos de ETA

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró ayer que habrá acercamiento de presos de ETA a las cárceles del País Vasco, pero siempre serán “legales” e individualizados, con un estudio exhaustivo de cada caso y comunicado previamente a las víctimas.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante su comparecencia ayer en el Congreso | ALvarado (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante su comparecencia ayer en el Congreso | ALvarado (EFE)

I El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró ayer que habrá acercamiento de presos de ETA a las cárceles del País Vasco, pero siempre serán “legales” e individualizados, con un estudio exhaustivo de cada caso y comunicado previamente a las víctimas. Así lo manifestó en la Comisión de Interior del Congreso, donde compareció, a petición propia y del PP, para, entre otros asuntos, explicar esa política, después de que este verano se haya acercado hasta la cárcel de Basauri (Bizkaia) a dos presos etarras arrepentidos que cumplían condena en Asturias.
Tanto Olga Sanz como Javier Moreno habían accedido recientemente al tercer grado, y ya en 2016 fueron trasladados desde centros penitenciarios de Madrid hasta la cárcel asturiana de Villabona, “y nadie dijo nada”, resaltó el ministro Grande-Marlaska.
Precisamente, Olga Sanz accedió al tercer grado en febrero de este año, cuando aún gobernaba el PP, mientras que en abril, también con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, la Junta de Tratamiento de la cárcel pidió para Javier Moreno el acceso al régimen abierto.
Ambos se habían acogido a la denominada vía Nanclares y habían mostrado arrepentimiento, además de haber progresado de grado, dos de los requisitos que, junto con otros como su participación en programas de reinserción, podrán tenerse en cuenta en cada estudio individualizado de los susceptibles de acercar.
Grande-Marlaska cifró en 233, 205 hombres y 28 mujeres, los presos de ETA recluidos en cárceles españolas, de los que 203 están clasificados en primer grado (los más peligrosos), 28 en segundo grado y dos (los trasladados) en tercer grado o régimen abierto.
En este sentido, serán criterios “objetivos” los que se tendrán en cuenta para cualquier acercamiento. “Se está trabajando por los profesionales con tranquilidad, de forma individualizada y cumpliendo la ley”, zanjó.
Durante su intervención, el ministro instó al PP a que no “inyecte odio” a través de “falacias” sobre la política penitenciaria del Gobierno y a que no se hagan “críticas falsas” ni “se mienta” sobre el traslado de presos. “Mi compromiso con las víctimas es férreo”, indicó antes de insistir: “Habrá traslados, pero con criterios de legalidad, individuales y necesarios”.
Desde la oposición, Marimar Blanco, del PP, atribuyó la decisión de acercar presos a los acuerdos con los partidos vascos. l

Comentarios