sábado 16/1/21

El Gobierno no prevé eximir de la PCR a los emigrados que regresen en Navidad

Galicia insiste en un marco común mientras algunos lugares apuestan por cabalgatas kilométricas
Numerosas personas observan el alumbrado de Navidad de Málaga | daniel pérez
Numerosas personas observan el alumbrado de Navidad de Málaga | daniel pérez

El Gobierno no contempla eximir a los españoles que viven en el extranjero y quieran viajar a España estas Navidades de la obligación de tener que presentar una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas antes de entrar en el país por avión o barco.

Así lo explicó s el secretario de Estado de España Global, Manuel Muñiz, que afirmó que “discriminar colectivos en las pruebas que se piden en origen es problemático porque carece de sentido epidemiológico”, señaló.

La obligación de presentar una PCR negativa rige para todo el que viaje a España desde un listado de países considerados “de riesgo”. En el caso de la UE, los coloreados en rojo en el mapa del Centro Europeo de Control de Enfermedades y, en el resto, aquellos con una incidencia superior a 150 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

Este responsable argumentó que “el factor determinante es el nivel de riesgo epidemiológico en el territorio de origen”, por lo que las medidas de control deben ser “análogas y armonizadas” para todos los que procedan del territorio. Además, recordó que la medida la propuso Sanidad a partir de criterios científicos.

En otra línea, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, señaló ayer que la posición de España respecto al debate surgido en la Unión Europea sobre la conveniencia de mantener cerradas las estaciones de esquí hasta después de Navidad es “tener las actividades abiertas con seguridad”.

Es un debate que acaba de llegar al Consejo Europeo y “creemos que con nuestros protocolos de seguridad y con las medidas que hemos tomado como la de exigir PCR a todos los viajeros internacionales hemos garantizado que España es un destino seguro”, apuntó la ministra de Turismo en una entrevista en RNE.

El debate está abierto y “vamos a ver estos días cómo se sustancia”, pero, desde luego, la posición de España es tener las actividades abiertas con seguridad, aplicando los protocolos, agregó la titular del departamento.

Dicho debate surge después de la propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel, de buscar un consenso europeo para mantener cerradas las estaciones de esquí al menos hasta enero, para evitar nuevos repuntes de contagios en esa actividad turística.

Posición de Galicia

Por su parte, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, insistió ayer en que haya un marco común estatal para la celebración de las fiestas navideñas, aunque como ya avanzó en días pasados, Galicia es partidaria de poder adaptar la situación a las peculiaridades.

Asimismo, ratificó que la propuesta que defendió Galicia en el grupo de trabajo creado en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud es, por un lado, que los menores de 9 o 10 años computen de manera diferente a los adultos, una hipótesis que cuenta con el “aval” de los pediatras del comité clínico, y fijarse en el número de burbujas más allá del número global de personas para una reunión.

“Nos gustaría que esté ese documento marco, que se está trabajando en él”, afirmó Comesaña.

Madrid y sus limitaciones

Asimismo, la Comunidad de Madrid prevé mantener las limitaciones que están establecidas actualmente para el comercio, la hostelería, las celebraciones religiosas y otros eventos durante las fiestas navideñas, según indicó ayer el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

No obstante, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, insistió al Gobierno central en que se rebajen en la región las restricciones en los días clave de Navidad porque los madrileños “se lo han ganado a pulso” con su “esfuerzo”.

Cabalgatas kilométricas

Otra de las apuestas estas Navidades para evitar las aglomeraciones es la organización de cabalgatas de Reyes kilométricas.

Es el caso de la cabalgata de Santander, que este año será diferente y recorrerá 50 kilómetros con el fin de llegar a casi todas las calles y barrios de la ciudad.

También la cabalgata de la localidad madrileña de Pinto tendrá esta Navidad un recorrido de 40,5 kilómetros y una duración estimada de 5 horas para evitar aglomeraciones y, con ellas, la propagación del coronavirus.

Comentarios