• Jueves, 18 de Octubre de 2018

El Gobierno estudia una denuncia por malversación contra el Parlament

La demanda sería la respuesta del Ejecutivo de Rajoy a la querella del Legislativo catalán contra Llarena

El Gobierno estudia una denuncia por malversación contra el Parlament
Torrent, durante el homenaje del Parlament a las víctimas del Franquismo | aec
Torrent, durante el homenaje del Parlament a las víctimas del Franquismo | aec

El Gobierno está estudiando ya la posibilidad de denunciar por malversación de fondos públicos a la Mesa del Parlament por la querella que va a presentar contra el juez del Supremo Pablo Llarena, y lo haría por la vía penal, no a través del Tribunal Constitucional.
La Mesa del Parlament, con mayoría soberanista, decidió el viernes querellarse contra Llarena por presunta prevaricación, pese a las reticencias de los letrados de la Cámara y la oposición y la advertencia del Gobierno de que podrían incurrir en un delito de malversación.
Fuentes del Ejecutivo informaron ayer de que la abogacía del Estado ha pedido ya la documentación sobre la decisión de la Mesa de presentar la querella. Van a estudiar, añadieron, si esta decisión es constitutiva de un delito de malversación. De ser así, el Ejecutivo iría a los tribunales por la vía penal, explicaron.
El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ya advirtió de que la querella que el Parlament ha decidido presentar puede constituir “malversación de fondos, aparte de otros delitos”. 
Por su parte, el presidente del Partido Popular Catalán, Xavier García Albiol, aseguró que su formación podría querellarse también contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, si finalmente la Cámara se querella contra el juez del Supremo por presunta prevaricación.
“No se lo vamos a consentir”, aseguró Albiol en declaraciones a la prensa tras presidir una reunión de trabajo con concejales del partido en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), y agregó: “Vamos a plantear todo tipo de acciones, desde una querella a una denuncia de otro formato” si el acuerdo de la Mesa acaba llevándose a cabo.
Asimismo, denunció que “Torrent es un irresponsable”, ya que, a su juicio, “ha rebajado el Parlament a una simple oficina del defensor del independentista, utilizando dinero público para llevar a cabo una causa para dar satisfacción a esa parte de la población catalana instalada en la radicalidad”.
El dirigente popular aseguró que los soberanistas “lo de la separación de poderes no lo tienen muy claro”, y afirmó que Torrent “está más cómodo en la posición de agitador independentista” que de presidente del Parlament. 

Las querellas “no solucionan” 
Mientras, el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, avistó ayer de que con “querellas no se solucionará nada”, y denunció el uso “partidista” y “político” del Parlament, que afecta a su juicio al “prestigio” de esta institución.
En declaraciones a los medios, Illa calificó así la decisión de la mayoría independentista de la Mesa catalana de presentar una querella por prevaricación contra el juez Llarena, tras denegar a Jordi Sánchez poder asistir al pleno de su investidura que finalmente fue aplazado. Tras manifestar la “discrepancia” de los socialistas catalanes con esta decisión, Illa avisó además de que “con querellas no solucionaremos nada”. Asimismo, el dirigente denunció una “instrumentalización política y partidista” del Parlament, que es una cámara plural en la que están representadas todas las sensibilidades. l