martes 1/12/20

Forcadell niega ante la juez haber desobedecido al Constitucional

La presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y la secretaria de la Mesa Anna Simó pidieron ayer al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ampare su “inviolabilidad” parlamentaria y negaron que desobedecieran al Constitucional al permitir votar

Forcadell camina hacia el juzgado junto a Puigdemont | quique garcía (efe)
Forcadell camina hacia el juzgado junto a Puigdemont | quique garcía (efe)

La presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y la secretaria de la Mesa Anna Simó pidieron ayer al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ampare su “inviolabilidad” parlamentaria y negaron que desobedecieran al Constitucional al permitir votar dos resoluciones pro referéndum. Forcadell y Simó declararon ayer como investigadas ante la juez del TSJC Maria Eugenia Alegret a raíz de una querella de la Fiscalía que les acusa de prevaricación y desobediencia al Tribunal Constitucional (TC), por permitir que el pasado mes de octubre el Parlamento catalán votara dos resoluciones impulsadas por JxSí y la CUP a favor de un referéndum independentista.

Ambas investigadas, que se negaron a contestar a las preguntas de la juez y del fiscal, arrancaron su declaración con un alegato en el que pedían tanto a la magistrada como a la Fiscalía que cumplieran con su obligación de proteger su inviolabilidad como parlamentarias, principio que, añadieron, es una garantía de la “separación de poderes”.

A preguntas de su abogado, Andreu Van den Eynde, las dos diputadas proclamaron ante la juez que, cuando admitieron a trámite las propuestas a favor del referéndum, se limitaron a cumplir su deber de dar voz a las iniciativas de los grupos, sin que con ello crean estar “transgrediendo” la sentencia del TC que les prohibía desarrollar la declaración de ruptura del 9-N, ni ninguna de sus resoluciones posteriores.

Apoyo
Forcadell y Simó acudieron a declarar arropadas por cerca de 2.000 personas –según la Guardia Urbana– convocadas por las entidades independentistas y por miembros del Govern, entre ellos el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que las acompañó en su solemne desfile desde el edificio del Parlament hasta el Palau de Justicia.

Tras declarar ante la juez, durante unos veinte minutos cada una, ambas comparecieron en el Parlament en una rueda de prensa en la que arremetieron contra “la voluntad censora de aquellos que quieren coartar” la libertad de la Cámara catalana.

“Que nadie tenga ninguna duda, no nos doblegaremos a la voluntad censora de aquellos que quieren paralizar y coartar un Parlamento democrático; continuaremos garantizando que el debate, el voto y la palabra continúen siendo pilar fundamental de este Parlamento”, señaló Carme Forcadell, que acumula su segunda imputación por desobediencia al TC. La presidenta de la Cámara catalana remarcó que no admitirá que “los poderes del Estado” sean los que decidan de qué se puede hablar en el Parlamento catalán y proclamó que la Mesa no puede convertirse en un “Tribunal Constitucional en miniatura” que haga el “trabajo sucio”. Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, denunció que Puigdemont y el Govern intenten “presionar” al poder judicial al acompañar a Forcadell, lo que calificó de “performance”. El líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, consideró que la cita judicial de ayer es “un episodio más del proceso” independentista y aseguró que la solución “no llegará contraviniendo la ley o solo con su aplicación”.

El líder del PPC, Xavier García Albiol, afirmó que quienes acompañaron a Forcadell a declarar eran sobre todo representantes de la “aristocracia política catalana”, además de miembros de Bildu, “brazo político de ETA”.


Albiol aseguró que el independentismo tiene cada día “menos apoyos y más radicales y elitistas”. Añadió que se ha puesto en evidencia que el independentismo goza de “menos apoyo de la población”.

Comentarios