sábado 5/12/20

La Fiscalía investiga si uno de los profesores interrogados por el 1-O amenazó a hijos de guardias civiles

La Fiscalía investiga también por presuntas amenazas a al menos uno de los 11 profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) citados a declarar por supuestos comentarios a alumnos hijos de guardias

Nuria Vallduriola, dirigente de los servicios territoriales de Enseñanza | t. albir (efe)
Nuria Vallduriola, dirigente de los servicios territoriales de Enseñanza | t. albir (efe)

La Fiscalía investiga también por presuntas amenazas a al menos uno de los 11 profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) citados a declarar por supuestos comentarios a alumnos hijos de guardias civiles tras la operación policial contra el referéndum del 1 de octubre.
Según explicó ayer la directora de Servicios Territoriales de Enseñanza del Baix Llobregat, Nuria Vallduriola, la Fiscalía investiga a un total de 11 docentes por supuesta incitación al odio, y en algún caso, también por supuestas amenazas y contra la integridad moral. La Guardia Civil, en funciones de Policía Judicial por orden del Servicio Especial para Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía de Barcelona, tomó ayer declaración a seis docentes –antes de Navidad ya interrogó a tres y quedan pendientes otros dos para este mes– y, en el caso de que vean indicios de delito, lo denunciarán ante el juez.
Vallduriola explicó que el 2 de octubre, después de una concentración silenciosa en el centro “en favor de la no violencia y en favor de la Paz”, algunos alumnos pidieron debatir en sus clases sobre las cargas de la Policía Nacional y la Guardia Civil del día anterior contra la celebración del referéndum independentista.
La responsable de Enseñanza defendió la profesionalidad de los docentes que, según ella, se limitaron a dirigir el debate escuchando todas las versiones “y no emitiendo ninguna opinión personal”. Explicó que puede ser que algunos de los alumnos hubiesen pronunciado alguna expresión fuera de lugar, pero no los profesores: “A veces los alumnos expresan su opinión de manera muy efusiva, es lo que interpreto que pudo haber pasado”.
Vallduriola defendió que los profesores en principio no saben si sus alumnos son hijos de agentes de la Guardia Civil porque ellos son docentes y les da “exactamente igual la profesión que tengan sus padres”.
Se da el caso de que en este instituto estudian muchos de los hijos de los agentes de la Guardia Civil destinados al acuartelamiento de esta ciudad, el mayor de Cataluña.

Vía penal
Vallduriola lamentó que los padres que han presentado la denuncia que originó la investigación no se hayan dirigido antes a la Conselleria de Enseñanza para averiguar qué fue lo que sucedió y hayan optado por la vía penal.
Por su parte, los seis profesores alegaron ayer ante la Fiscalía que fueron los alumnos los que plantearon espontáneamente un debate sobre las cargas policiales del 1-O, tras un minuto de silencio contra de la violencia.
Los docentes declararon ante la Fiscalía que convocaron cinco minutos de silencio en la escuela a favor de la “no violencia” y que fue al acabar esta protesta cuando, de forma espontánea, los alumnos plantearon un debate sobre lo ocurrido el 1-O, sin que los profesores tomaran partido.
Según denunciaron varios agentes, algunos profesores instaron a los alumnos a salir al patio del instituto en protesta por la “violencia policial”, ante lo cual muchos de los hijos de los efectivos de la benemérita se sintieron presionados y secundaron la condena para no quedarse en clase y ser señalados. Según la Asociación Española de Guardias Civiles (AUGC), los profesores pidieron a los alumnos que manifestaran, uno a uno, su opinión respecto a las cargas durante el 1-O, tras lo cual algunos de los menores “llegaron llorando a casa”.
Tres días después, más de 200 alumnos se concentraron en el centro educativo para mostrar su apoyo a los compañeros que son hijos de guardias civiles y que se estaban sintiendo acosados a raíz del referéndum del 1 de octubre..
Por su parte, la Confederación General del Trabajo (CGT) de Educación del Baix Llobregat advirtió de que desde el 1 de octubre se está “orquestando” una campaña de “desestabilización de la escuela catalana” y que tanto la inmersión lingüística, el contenido de historia o geografía o la formación del espíritu crítico, están “en el punto de mira”.

Comentarios