• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

La familia de Franco no facilitará al Gobierno que “juegue con la momia”

Francisco Franco Martínez-Bordiú, nieto del dictador Francisco Franco, advirtió ayer de que no facilitarán “el juego político” con los restos o la “momia” de su abuelo y aseguró que la familia llegará hasta “el último extremo”

La familia de Franco no facilitará al Gobierno que “juegue con la momia”
Un grupo de personas se fotografía a la puerta del Valle de los Caídos con banderas preconstitucionales mientras realiza un saludo fascista | kiko huesca (efe)
Un grupo de personas se fotografía a la puerta del Valle de los Caídos con banderas preconstitucionales mientras realiza un saludo fascista | kiko huesca (efe)

Francisco Franco Martínez-Bordiú, nieto del dictador Francisco Franco, advirtió ayer de que no facilitarán “el juego político” con los restos o la “momia” de su abuelo y aseguró que la familia llegará hasta “el último extremo” para defender sus derechos frente al decreto ley del Gobierno.
El nieto de Franco, en una entrevista en la Cadena Cope, avanzó que presentarán las alegaciones que correspondan al decreto ley porque no ven la urgencia ni la necesidad de exhumar los restos del dictador.
“No le vamos a facilitar al Gobierno que juegue con los restos, con la momia de mi abuelo, tenemos unos derechos como ciudadanos que nos otorga la Constitución y que vamos a llevar hasta el último extremo, obviamente por supuesto, acatando la ley. Ahora responderemos a las alegaciones a este decreto ley y llegaremos a donde haya que llegar”, dijo.
Aseguró que la opinión de la familia en este sentido es unánime y acusó al Gobierno de mentir al afirmar que había hablado con los familiares y que tenía la “aceptación” de la Iglesia, lo que -sostuvo- “es mentira”.

Rabia
Asimismo, negó que hayan amenazado al Gobierno y explicó que lo único que hubo es un “burofax” enviado por la Fundación Francisco Franco, que “no representa a la familia”, y que advirtió pero “no amenazado” de que “todo el Consejo de Ministros podría caer en prevaricación”.
El nieto del dictador confesó que le daba “rabia” tener que “estar aquí y hacer el juego al Gobierno” que, en su opinión, está utilizando el asunto como “cortina de humo” porque no puede gobernar mientras al noventa por ciento de los ciudadanos “les importa un pito” donde está enterrado su abuelo.
Negó que el Valle de los Caídos fuera construido como un mausoleo porque Franco “jamás dijo que quería ser enterrado allí” y fue decisión del Gobierno cuando murió, y se mostró convencido de que si hoy se pudiera preguntar a su abuelo se mostraría dispuesto a la exhumación si sirviera para solucionar alguno de “los problemas que asolan este país”.
“Si hubiese sido otro el planteamiento y si hubiese muerto antes de ayer por supuesto lo enterraríamos donde considerásemos oportuno, pero es que está enterrado donde está enterrado y nosotros no vemos ningún motivo para cambiar el sitio”, apostilló y anticipó que si el Gobierno hace efectiva la exhumación le darán “entierro cristiano”. l