miércoles 21/10/20

La exconsellera Ponsatí abandona Bélgica y regresa al Reino Unido

La exconsellera de Enseñanza de la Generalitat Clara Ponsatí, que se encontraba en Bélgica para evitar su detención tras no acudir a declarar ante la Audiencia Nacional, ha dejado este país

La exconsellera de Enseñanza de la Generalitat Clara Ponsatí | archivo ec
La exconsellera de Enseñanza de la Generalitat Clara Ponsatí | archivo ec

La exconsellera de Enseñanza de la Generalitat Clara Ponsatí, que se encontraba en Bélgica para evitar su detención tras no acudir a declarar ante la Audiencia Nacional, ha dejado este país y ha viajado al Reino Unido para reincorporarse a la Universidad de Saint Andrews (Escocia), donde ejercía como profesora.
La propia Ponsatí hizo ayer este anuncio en su cuenta de Twitter, en donde escribió: “El exilio catalán llega al Reino Unido. Disfrutando de mi libertad de movimientos como ciudadana europea, esta semana me he reincorporado a la Universidad de St Andrews”.
Cuando accedió al cargo de consellera de Enseñanza, en julio del pasado año, Clara Ponsatí, licenciada en Económicas por la Universidad de Barcelona y doctorada por la Universidad de Minnesota (EEUU), ejercía como directora de la Escuela de Economía y Finanzas de la Universidad de Saint Andrews.

Artículo 155
Clara Ponsatí fue nombrada consellera de Enseñanza el 14 de julio de 2017 y permaneció en el cargo hasta el 28 de octubre de ese mismo año, cuando fue cesada en aplicación del artículo 155 de la Constitución.
El día 30 de octubre se desplazó a Bruselas junto a los también exconsellers Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret para evitar la acción de la justicia española, que se concretó en una orden europea de detención dictada el 3 de noviembre por la juez Carmen Lamela contra Puigdemont y los cuatro miembros de su gabinete.
No obstante, el 5 de diciembre de 2017 el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena retiró esta euroorden para evitar que la justicia belga limitara los delitos por los pudieran ser enjuiciados en España. Ponsatí regresa a una institución ubicada en la pequeña población costera de Saint Andrews, al norte de Edimburgo, una localidad con unos 17.000 residentes, 7.000 de los cuales son estudiantes. La universidad, con un 48% de alumnos internacionales, fue una de las primeras del Reino Unido que aceptaron la matriculación de mujeres, en 1892, y cuenta entre sus antiguos alumnos con el exministro principal y antiguo líder del Partido Nacionalista Escocés Alex Salmond.
La universidad escocesa mantiene en su página web un perfil de Ponsatí en el que la identifica como profesora de Economía y Finanzas, y cita veinte trabajos académicos en los que ha participado, entre los años 1995 y 2016.
Recoge asimismo su participación hace dos años en un grupo asesor sobre asuntos fiscales para el Comité de Finanzas del Parlamento de Escocia.
La política catalana ha viajado al Reino Unido desde Bélgica, donde se había refugiado para evitar comparecer ante la justicia en España por presuntos delitos de sedición, rebelión, malversación, desobediencia y prevaricación. Como miembro de la Unión Europea (UE), el Reino Unido participa desde 2004 en el programa de Orden Europea de Detención y Entrega, que reemplazó al sistema de extradición entre los países comunitarios.

Entrega
Dentro de ese marco, un tribunal puede pedir la entrega en un plazo máximo de noventa días de sospechosos acusados de delitos con una pena de cárcel asociada de al menos un año y de personas ya condenadas a al menos cuatro meses de prisión. El reconocimiento mutuo de los sistemas judiciales europeos ha permitido agilizar los trámites de extradición, que hasta la adopción de este sistema tardaban una media de un año en resolverse.
Los países comunitarios pueden rechazar una petición de entrega por diversos supuestos, entre ellos si el acusado es menor de edad, si las faltas han prescrito o si los delitos en cuestión han sido objeto de una amnistía en el país receptor. La euroorden también puede ser denegada si las autoridades consideran que la extradición violaría los derechos del sospechoso bajo la Convención Europea de Derechos Humanos.
Se da la circunstancia de que en el Reino Unido las leyes referidas a sedición y rebelión, dos de los delitos por los que la justicia española investiga a Ponsatí y otros políticos catalanes, están extintas.

Comentarios