jueves 22/10/20

Siete exconsejeros más de Caja Madrid insisten en que las tarjetas eran para uso personal

Otros siete exconsejeros de Caja Madrid que declararon ayer como imputados, en la Audiencia Nacional, por el escándalo de las tarjetas opacas defendieron que la entidad se las entregó para su uso personal y que era ella la que se encargaba de tributar por ellas.

El exconsejero Arturo Fernández reconoció que hizo gastos en sus restaurantes	enrique naranjo
El exconsejero Arturo Fernández reconoció que hizo gastos en sus restaurantes enrique naranjo

Otros siete exconsejeros de Caja Madrid que declararon ayer como imputados, en la Audiencia Nacional, por el escándalo de las tarjetas opacas defendieron que la entidad se las entregó para su uso personal y que era ella la que se encargaba de tributar por ellas.
Alguno lamentó el “enorme trastorno” que ha provocado este asunto en su reputación, como la expresidenta la de la Fundación Caja Madrid Carmen Cafranga, mientras que otros, como el consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, han afirmado que, de haber sabido que las visas eran irregulares, no solo la habría entregado, sino que habría dimitido.
Para ellos dos, la Fiscalía no ha pedido fianza civil, en el caso de Cafranga (que gastó 175.200 euros) porque estuvo muy poco tiempo ocupando el cargo de consejera y el grueso fue miembro de la Comisión de Control.
El expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández dijo que la tarjeta que le entregó Caja Madrid para “libre disposición era transparente” y que la empleó en los restaurantes de su grupo porque son suyos “y más baratos”, y reconoció que cargaba importes redondos, aunque ignoraba por qué siempre a las 00.50 horas. Dependía, dijo, de “la chica que hace la cuenta”.
Otros apelaron al uso responsable que dieron a su visa, de forma que Jorge Gómez, que desembolsó 98.200 euros, señaló que en octubre 2012 se fue de viaje a Nueva York pero solo cargó a su visa su billete, mientras que el de su mujer y sus suegros corrieron a cargo de la suya.
El exsecretario general de UGT-Madrid José Ricardo Martínez Castro dijo que hizo el esfuerzo por limitar sus gastos a la función de consejero, y que en 2010 sobrepasó por error en 4.000 euros su límite anual de 24.000, pero el exvicepresidente José Manuel Fernández Norniella, que es el que se la entregó, le informó de que le descontarían esa cifra al año siguiente.

agencia tributaria
La exconsejera María Enedina Álvarez (que disfrutó de 47.000 euros) precisó que recibió la suya de manos de Norniella, quien le trasladó la existencia de un acuerdo con la Agencia Tributaria en materia de tributación, por lo que debía despreocuparse de este asunto.
También respondió al juez que no recuerda uno de los cargos que realizó en una tienda de deportes, pero relató  que en una ocasión intentó devolver un aparato de gimnasia, por lo que trató de pedir, sin éxito, que le dejaran controlar sus gastos a través de internet.

Comentarios