sábado 16/1/21

España protesta por la amenaza de Maduro de “reventarle los dientes” a Rajoy

España convocó ayer al embajador de Venezuela, Mario Isea, para protestar por las últimas declaraciones del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, quien aseguró que al presidente español, Mariano Rajoy, “se le reventarán los dientes” si se inmiscuye en los asuntos de su país.

Partidarios de Maduro muestran su apoyo en las calles	reuters/m. Bello
Partidarios de Maduro muestran su apoyo en las calles reuters/m. Bello

España convocó ayer al embajador de Venezuela, Mario Isea, para protestar por las últimas declaraciones del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, quien aseguró que al presidente español, Mariano Rajoy, “se le reventarán los dientes” si se inmiscuye en los asuntos de su país.
En el encuentro, el Gobierno español transmitió al diplomático su “malestar” por lo que consideró unas injustas y ofensivas declaraciones, a lo que el embajador respondió acusando a España de usar a Venezuela para desviar la atención de sus problemas internos.

derecha fracasada
“A la derecha fracasada internacional, que prepara un plan contra Venezuela, se le reventarán los dientes a Mariano Rajoy y a toda la derecha internacional si se mete con Venezuela y pretende intervenirla”, afirmó Maduro, en su discurso en un congreso celebrado el jueves con la juventud chavista en la capital venezolana, Caracas.
Isea llegó a las 11.38 horas, minutos más tarde de la hora a la que había sido convocado, a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación situada en el céntrico palacio madrileño de Santa Cruz, donde le esperaba el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas.
En la reunión, que se prolongó durante de 25 minutos, Casas trasladó al embajador venezolano “el malestar del Gobierno español por el lenguaje empleado, ofensivo, inaceptable e injusto” y “ha recalcado la necesidad de un diálogo urgente, inclusivo y efectivo en Venezuela, para la solución de los problemas de los venezolanos”.
“España, que quiere mantener unas relaciones de respeto con Venezuela, está dispuesta a contribuir a ese diálogo”, añadió Asuntos Exteriores.
Por contra, y a su salida de la reunión, Isea mostró un gráfico en el que “se demuestra el hecho de que en los momentos en los que en España se discuten problemas neurálgicos, de integración de Gobierno, procesos electorales se toma el tema de Venezuela”.
“Hemos pedido de manera sostenida y reiterada que no se instrumentalice a Venezuela con los problemas internos de España”, añadió Isea, quien no quiso manifestarse sobre las declaraciones de Maduro hacia el presidente de España.
La convocatoria a un embajador es una herramienta de protesta diplomática que se emplea para trasladar de manera formal el malestar del país que se considera ofendido por otro. En la escala de protestas diplomáticas, es el nivel anterior a la llamada a consultas del embajador de la nación agraviada.
Desde la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia de Venezuela, los incidentes con el Ejecutivo español han sido una constante. Maduro arremetió numerosas veces contra el presidente español cada vez que ha habido una muestra de apoyo hacia los presos políticos venezolanos, y también cuando el presidente venezolano ha necesitado crear un enemigo extranjero para desviar la atención de la opinión pública de su país.
Los desencuentros se suceden desde la jornada posterior a las elecciones que ganó Maduro en abril de 2013. El presidente electo se sintió entonces profundamente ofendido cuando el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, no reconoció inmediatamente su victoria ante unos resultados ajustados que la oposición cuestionaba pidiendo un recuento de votos.
Incluso hubo situaciones de mayor tensión que la actual en las que tanto España como Venezuela han retirado temporalmente a sus embajadores. n

Comentarios