sábado 5/12/20

España y Portugal buscarán proyectos conjuntos que financien los fondos de la UE

Descartan cerrar de nuevo las fronteras y se muestran en contra de medidas indiscriminadas que dañen el turismo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el primer ministro portugués, António Costa, tras la XXXI Cumbre Ibérica | efe
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el primer ministro portugués, António Costa, tras la XXXI Cumbre Ibérica | efe

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, acordaron buscar proyectos conjuntos de ambos países que puedan ser financiados con fondos de recuperación europeos, en áreas como el desarrollo hidrógeno, la cadena de valor de las baterías, el desarrollo del 5G y satélites.

Sánchez y Costa mantuvieron una reunión bilateral en el marco de la cumbre luso-española que, según la Moncloa, fue “muy productiva” y en la que respaldaron las estrechas relaciones bilaterales hispano-lusas, con especial atención a la Estrategia común de Desarrollo transfronterizo.

Ambos dirigentes intercambiaron los detalles de los respectivos planes de recuperación tras la pandemia en los apartados en los que existen sinergias.

Así, decidieron trabajar en la identificación de proyectos conjuntos estratégicos que pueden ser incluidos en los planes de recuperación, para ser financiados con los fondos europeos.

El desarrollo del hidrógeno como fuente de energía limpia, la cadena de valor de las baterías, el desarrollo del 5G y de satélites están entre las áreas en las que los dos gobernantes coincidieron en explorar proyectos conjuntos. 

Ambos dirigentes, también abordaron el desarrollo de infraestructuras comunes, tanto ferroviarias como carreteras. 

En la misma línea, los jefes de Gobierno de España y Portugal descartaron ayer un nuevo cierre de la frontera terrestre común para atajar el avance de la pandemia del coronavirus.

“No contemplamos en absoluto el cierre de fronteras”, afirmó Sánchez en rueda de prensa conjunta con Costa durante la XXXI Cumbre Hispano-Lusa que se celebró ayer en Guarda (Portugal).

En este sentido, Sánchez insistió en que “cualquier decisión que se tome será consensuada con el Gobierno portugués”, ya que lo importante es “dar una respuesta común” para combatir el Covid-19, tanto en el marco ibérico como en el contexto europeo.

Por su parte, António Costa calificó de “ejemplar” la articulación del cierre de la frontera común entre marzo y julio pasados por la pandemia pero insistió en que no se bloqueará de nuevo porque “la situación es diferente”.

El primer ministro luso evitó valorar la evolución de la pandemia del Covid-19 en España y subrayó que “no es el momento para juzgar, es momento de apoyar, ayudar, ser solidarios, intentar hacer siempre lo mejor porque estamos combatiendo un enemigo que no conocemos”.

Para Costa, “hay que intentar aprender unos de los otros y ayudarnos mutuamente”, “nadie tiene soluciones mágicas”. 

En contra de dañar el turismo
Asimismo, España y Portugal abogaron ayer por una respuesta coordinada de la Unión Europea (UE) en la lucha contra la Covid-19 que evite medidas “indiscriminadas y desproporcionadas que tengan un fuerte impacto en la actividad turística”. 

La propuesta figura en la declaración conjunta suscrita por Sánchez y Costa, en el marco de la XXXI Cumbre Hispano-Lusa que constata las “excelentes” relaciones bilaterales y la condición de aliados en sus demandas ante Europa en el difícil contexto de la pandemia. 

El documento, de 75 puntos, refleja la voluntad de ambos países por impulsar la cooperación bilateral y reforzar las posturas conjuntas ante el bloque comunitario sobre temas sensibles, como la urgencia de implementar el fondo de recuperación de la UE. 

El acuerdo dedica una especial atención a la presidencia portuguesa de la UE, el primer semestre del próximo año, y subraya la “voluntad de defender” los intereses comunes y contribuir a la recuperación económica. 

Precisamente a la presidencia portuguesa se refirió ayer e Sánchez, quien afirmó que para el Gobierno español, en las actuales condiciones, el hecho de que Portugal asuma las riendas del bloque comunitario “es una fuente de tranquilidad y confianza”. 

Madrid y Lisboa reclaman una respuesta “coordinada” de Bruselas en la lucha contra la pandemia que “preserve la integridad del espacio Schengen” y “consideran esencial evitar medidas indiscriminadas y desproporcionadas que tengan un fuerte impacto en la actividad turística”. 

El turismo, uno de los motores de las economías de ambos países, fue también uno de los sectores más castigados por la crisis.

Conscientes de la necesidad de recuperar la actividad, los Gobiernos de Portugal y España apuestan por impulsar el “Mercado ibérico” como destino único ante mercados emisores. 

En materia migratoria, se comprometen a la vigilancia mixta de la frontera común y de las costas y reclaman de la UE una respuesta “multilateral” que incluya cooperación y diálogo con países de origen y tránsito y la creación de corredores migratorios legales. 

Permitirá además aprobar por primera vez una Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo, una herramienta “flexible” y “fundamental” para el desarrollo de las regiones transfronterizas. 

El futuro de la frontera común, con más de 1.200 kilómetros y una de las más antiguas de Europa, pasa por garantizar la igualdad de oportunidades para la región, promover la actividad y favorecer la repoblación. Una propuesta global que beneficiará a más de cinco millones de personas y que se basa en cinco ejes: Movilidad, Infraestructuras, Gestión conjunta de servicios, Desarrollo e Innovación y Cultura.

Comentarios