martes 19/1/21

España avisa que el escenario europeo puede cambiar y busca un acuerdo ambicioso

Las posiciones “diametralmente opuestas” vuelven a lastrar las negociaciones del  Consejo Europeo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez | efe
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez | efe

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue defendiendo una propuesta “ambiciosa” en la cumbre que debate el fondo de recuperación europeo, y España cree que “aún puede cambiar el escenario” de las negociaciones.

Así lo subrayaron fuentes de la delegación española poco después de comenzar la cena de los Veintisiete jefes de Estado y Gobierno europeos y tras conocerse la última propuesta que hicieron los “frugales”, que pretende recortar en 50.000 millones el fondo hasta los 700.000.

Este grupo de países –Dinamarca, Suecia, Países Bajos y Austria, a los que se ha sumado Finlandia– pretenden además que se repartan por igual ayudas directas y préstamos, 350.000 millones en cada caso.

La delegación española subraya que Sánchez sigue apostando por un acuerdo ambicioso, “en consonancia con el desafío que la UE tiene ante sí y la magnitud de la crisis provocada por la pandemia”.

Sánchez también está insistiendo, dicen desde la delegación, en defender una gobernanza “ágil y eficiente” que “permita la absorción de los fondos”, es decir, que no obstaculice su desembolso.

A lo largo de toda la jornada el presidente del Gobierno participó en muchas de las reuniones a varias bandas de los mandatarios europeos antes de la primera reunión de los Veintisiete, que no comenzó hasta pasadas las 19.00 horas.

No quiso España dar pistas de cómo iban las negociaciones, ni de la posición de Sánchez, y sobre las 14.00 horas se limitaban a reconocer las dificultades en las discusiones y apuntar que de lo que se trataba en ese momento era de dilucidar si “realmente es posible” el acuerdo.

Fue ayer por la noche, tras conocerse la última propuesta de los “frugales”, cuando España respondió advirtiendo de que Sánchez quiere un acuerdo ambicioso –sugiriendo así que el de los cinco países noreuropeos es insuficiente– y recalcando que el escenario de la negociación puede cambiar.

Las posiciones “diametralmente opuestas” que mantienen los líderes de la Unión Europea (UE) obligaron a  continuar con las consultas y retrasar la reanudación del Consejo Europeo en varias ocasiones a lo largo de la jornada.

“(El presidente del Consejo Europeo, Charles) Michel no tiene una tarea fácil. Raramente he visto en siete años posiciones tan diametralmente opuestas en muchos puntos”, reconoció el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, durante el primer receso.

Al término del segundo día de cumbre, los puntos de bloqueo seguían siendo el volumen del fondo de recuperación (de 750.000 millones de euros) y el equilibrio entre subvenciones y préstamos, las condiciones para aprobar las ayudas y los descuentos que reciben algunos países en su aportación al presupuesto comunitario.

Durante la cena intervinieron todos los líderes que quisieron tomar la palabra, tras lo cual se pasó al debate sobre las cuestiones que siguen abiertas, a saber, el volumen del fondo, la proporción entre subvenciones y créditos, los criterios de reparto y la condicionalidad ligada al Estado de derecho, según fuentes europeas.

No se excluye que la negociación continúe hoy. El objetivo es acordar el presupuesto comunitario para 2021-2027 y el citado fondo de recuperación para relanzar la economía europea tras la pandemia de coronavirus, un paquete que debe ser aprobado de forma conjunta y por unanimidad de los 27 Estados miembro.

Comentarios