domingo 29/11/20

ERC y el PDeCat polemizan por las protestas del 21-D y la huelga de hambre de los presos

Puigdemont pide responder de forma “imaginativa” y Tardá rechaza las acciones contra 
el Gobierno

El presidente de la Generalitat, Quim Torra | toni albir (efe)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra | toni albir (efe)

El diputado de ERC en el Congreso Joan Tardá rechazó ayer las protestas previstas por los Comités de Defensa de la República (CDR) para el próximo 21 de diciembre, con motivo de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, y sobre la huelga de hambre que protagonizan los presos soberanistas del PDeCAT señaló que ERC no la considera “necesaria”. Así, Esquerra entra en contradicción con las tesis de sus compañeros en JxCat, que ayer mismo, en palabras del expresident Puigdemont, pidieron una respuesta “imaginativa” ante la reunión el 21-D del Consejo de Ministros en Barcelona.


“El Gobierno tiene todo el derecho a hacer donde le plazca el consejo de ministros y la ciudadanía tiene todo el derecho de entender que no es una decisión acertada”, aseguró Tardá en una entrevista en TVE, recogida por Europa Press.


En este sentido, señaló que celebrar la reunión ministerial la misma jornada que se cumple el aniversario de los comicios catalanes convocados en virtud de la aplicación del 155 “puede entenderse como una provocación” por algunos sectores.


Si bien, el dirigente de Esquerra se desligó de las movilizaciones previstas por los CDR contra la presencia del Ejecutivo en Barcelona. “Creo que la República catalana no la construiremos con pasamontañas. Tenemos claro como debe implementarse la república: por acumulación de fuerzas”, señaló.


Según Tardá, el independentismo ha demostrado que la única vía posible es la cívica y pacífica, y aseguró que “si hay sangre” la independencia no valdría la pena. “Todo empieza y todo acaba en la democracia”, subrayó.

Innecesario ayuno
Preguntado por su valoración de la huelga de hambre de los presos del PDeCAT, Tardá recalcó que se trata de un “aldabonazo” ante la situación “anómala”, que atraviesan los presos independentistas. “Me sabe mal por el sacrificio, que la huelga de hambre pueda ser un grito de alarma ante esta situación es muy loable. ERC no lo ha hecho porque ha considerado que no era necesario”, dijo.


En el lado contrario, el expresidente Carles Puigdemont llamó a responder de forma “imaginativa e ingeniosa” a la celebración del Consejo de Ministros el próximo día 21 de diciembre en Barcelona, que calificó de “provocación” del Gobierno de España.


“Hay que resistir esta provocación con maneras pacíficas y democráticas para expresar nuestro derecho a la protesta”, manifestó durante una visita a Londres. El expresidente opinó que es “muy normal” que haya gente que se quiera “expresar” en un momento en el que “hay cuatro personas en huelga de hambre”.

Comentarios