martes 1/12/20

Díaz da un paso atrás que impulsa a Madina y Sánchez para liderar el PSOE

La presidenta andaluza, Susana Díaz, se retiró ayer de la carrera para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba en una decisión que ha dejado descolocado a buena parte del PSOE .

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en la romería del Rocío	Julián Pérez
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en la romería del Rocío Julián Pérez

La presidenta andaluza, Susana Díaz, se retiró ayer de la carrera para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba en una decisión que ha dejado descolocado a buena parte del PSOE y que algunos socialistas se han apresurado a achacar al miedo a no salir airosa de la consulta a las bases.
Una competición a la que ella nunca se presentó formalmente, pero en la que todos la esperaban. Algunos, incluso, con bastante impaciencia, como la decena de “barones” que había apostado claramente por su candidatura y que ahora está con el pie cambiado.
Era un secreto a voces en círculos del PSOE que Madina y Sánchez estaban recibiendo “presiones” para no presentarse, después de que la mayor parte de los “barones” proclamaran a los cuatro vientos que querían a Díaz de secretaria general.
Veían en ella a la persona idónea para hacerse con las riendas del partido en un momento tan convulso como el que atraviesa ahora, sin experimentos inciertos, y para ello esgrimían su fortaleza institucional, su victoria en las europeas y el haber sabido cerrar heridas en el PSOE-A.

efecto almunia
Díaz, según la lectura de la mayor parte de los dirigentes socialistas consultados por Efe, no quiso arriesgarse a que le pasara lo mismo que a Joaquín Almunia cuando en 1998 se enfrentó con toda la maquinaria del “aparato” de Ferraz a Josep Borrell en las primarias. Y perdió.
Su paso atrás supone un impulso a las candidaturas de Madina y Sánchez, teniendo en cuenta que el aspirante de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, tiene pocas opciones, y la exministra Carme Chacón renunció a la batalla hace una semana.
Ya desde el primer minuto, Díaz había dicho que su prioridad era Andalucía y ayer a primerísima hora confirmaba lo que solo conocían sus más cercanos: que no optará a la secretaría seneral del PSOE en el congreso extraordinario del 26 y 27 de julio, previa consulta con los militantes el 13 de ese mismo mes.
“Mi lugar es éste, aquí, y como puedo aportar a Andalucía, por supuesto a España y a la política es cumpliendo con mi palabra y con los ciudadanos”, argumentó.
Quien no se mostró sorprendido por la decisión de Díaz fue Rubalcaba, para quien es una postura “coherente” con sus prioridades, Andalucía, y tampoco Madina ni Sánchez, que no escatimaron elogios.
Madina señaló además que la democracia en el PSOE es siempre sinónimo “de un futuro mejor” y que el socialismo en España está “a las puertas de un cambio histórico”.
Sánchez, que reconoció que el paso de Díaz fue determinante, está seguro de que es “el primer paso para la victoria del PSOE en 2015”.

Comentarios