lunes 26/10/20

Díaz asegura que los ERTE que no se han reconocido son por “incidencias muy menores”

La ministra de Trabajo sigue sin aclarar hasta cuándo se van a prorrogar las prestaciones
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en una rueda de prensa | efe
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en una rueda de prensa | efe

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, aseguró que los ERTE que no se han reconocido aún son muy pocos y que se deben a “incidencias muy menores”.

En una entrevista de “La Vanguardia” afirmó que no hay ningún expediente colectivo de prestaciones sin reconocer: “Lo que hay ahora mismo no se debe a errores del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), sino a deficiencias de gestión”.

“Se han denegado 70.644 prestaciones sencillamente porque esas personas no tenían derecho, entre las que se incluyen 50.000 prestaciones porque eran autónomos, en todo el Estado”, aclaró.

No considera que la situación esté normalizada “porque mientras haya una persona en ERTE que no ha cobrado no hay normalización”, pero indicó que el mecanismo en sí ha funcionado muy bien.

Y subrayó la necesidad de trabajar para que las personas que están actualmente en ERTE “no se conviertan en parados”.

Extensión de las ayudas

Preguntada por qué no alarga los ERTE hasta junio de 2021, Díaz opinó que lo importante es dar la seguridad a empresas y agentes sociales de que esta herramienta va a continuar mientras haga falta: “No sabemos exactamente hasta cuándo será necesaria”. Sobre la situación en Catalunya, ha dicho que es el territorio “que mejor ha entendido el procedimiento y el que más ERTE ha tenido”, con una retribución en prestaciones que supera los 3.000 millones de euros.

Y en cuanto a la regulación del teletrabajo, informó do de que la mesa de diálogo entre agentes sociales está terminada: “Queda una mesa técnica y se terminará con urgencia”.  

La negociación de la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y de las condiciones vinculadas a esta extensión encara la próxima semana su recta decisiva, ya que su vigencia termina el 30 de septiembre.

En la apertura de la mesa de negociación, que tuvo lugar el pasado 1 de septiembre, Gobierno y sindicatos se comprometieron a “no agotar los tiempos de negociación”. No obstante, la realidad es que, a diez días de finalizar el mes, el acuerdo todavía no se ha terminado de concretar y quedan algunos puntos por fijar.

Esta semana, como novedad, el Gobierno ha ofrecido a los agentes sociales exoneraciones en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social “bastante altas”, superiores al 80%, para aquellos ERTE de determinados sectores, los más afectados por la pandemia, así como para las empresas vinculadas a los mismos, siempre que demuestren una importante caída de su facturación, aún por precisar.

Sectorializar los ERTE

Así lo aseguraron fuentes de la negociación, que señalaron además que se mantiene la flexibilidad para los “ERTE de rebrote”, aquellos que se formulan cuando, por causa de un rebrote de contagios de Covid-19, las empresas se ven obligadas a paralizar o recortar su actividad.

De este modo, el Gobierno mantiene su intención de “sectorializar” los ERTE y enfocarlos hacia actividades concretas y a las empresas que forman parte de su cadena de valor. Las fuentes consultadas calculan que, de los más de 700.000 trabajadores que actualmente se encuentran en ERTE, gran parte de ellos se mantendrían amparados por esta herramienta.

Las exoneraciones de cuotas y la ‘sectorialización’ de los ERTE son ahora mismo los principales escollos para llegar a un acuerdo en la negociación, que proseguirá la próxima semana después de la última oferta del Gobierno.

Sindicatos y patronal están en contra de enfocar los ERTE solo hacia determinados sectores y de exonerar en mayor medida las reincorporaciones de trabajadores que salen de ERTE en lugar de centrarlas en los que se quedan.

En el último encuentro se informó de que se mantendría el llamado “contador a cero” para los nuevos ERTE o al menos así se lo comunicó el Ejecutivo a las partes, aunque este punto todavía está un poco más difuso y podría sufrir modificaciones.

De momento, según fuentes de UGT, los trabajadores que a partir de la fecha de la prórroga de los ERTE (1 de octubre) se vean inmersos en uno de estos expedientes de regulación no consumirán paro si son despedidos o si se extingue su relación laboral antes del 1 de enero de 2022 (hasta el 31 de diciembre de 2021).

Comentarios