Martes 20.11.2018

Detienen a un hombre que quería matar a Pedro Sánchez por la exhumación de los restos de Franco

El portavoz de los Mossos, Albert Oliva, informó ayer sobre la dentención de que un tirador vecino de Terrassa (Barcelona) acusado de querer matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Vista general del material que se requisó tras la detención del sospechoso | mossos
Vista general del material que se requisó tras la detención del sospechoso | mossos

. La policía autonómica consideró que el arrestado tenía la “clara voluntad” de atentar contra él pero no tenía diseñado un plan concreto porque necesitaba apoyo logístico.
Oliva informó en rueda de prensa que al hombre, vigilante de seguridad, se le incautaron en su casa dieciséis armas de fuego, largas y cortas, algunas de ellas modificadas e ilegales, y munición de guerra; de hecho, se localizó un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz.61 y rifles de
precisión.
El detenido, que en principio no tenía vínculos con grupos de extrema derecha, dijo, tras conocerse la voluntad del Gobierno de exhumar a Franco del Valle de los Caídos, que estaba dispuesto a “sacrificarse por España” sin importarle las consecuencias, como acabar en prisión.
El tirador, que había competido en tiro olímpico y tenía experiencia, tenía “un claro compromiso y convencimiento” de realizar el atentado y afirmaba que solo le faltaban elementos logísticos para ejecutarla, ha precisado el inspector.

Denuncia de Vox
La denuncia contra él la presentó una coordinadora local de Vox tras tener conocimiento de los planes del tirador en un chat de WhatsApp, informó el partido, y, al tener esta información y hacer las comprobaciones correspondientes, se inició un operativo policial “de máxima urgencia”.
El inspector añadió que el “objetivo prioritario” de la investigación fue resolver el caso con la máxima rapidez y discreción al ser un tema de seguridad.
El detenido Manuel M.S. es vigilante de seguridad, vecino de Terrassa, de nacionalidad española y de 63 años, vivía solo y es hijo del último alcalde franquista de Rubí (Barcelona), Manuel Murillo Iglesias, que ejerció el cargo de 1962 a 1977.
Fue detenido el 19 de septiembre cuando salía de su coche por unidades especializadas de la Comisaría General de Información de los Mossos, que también registraron su casa, donde hallaron el arsenal de armas, y, pese a que no declaró ante la policía catalana, nunca escondió sus planes en otros entornos, según fuentes consultadas.
Según fuentes conocedoras, el hombre reclamó de forma reiterada, con obcecación, en un chat de WhatsApp, que tenía “medios” y que solo le faltaba el apoyo logístico para atentar contra el presidente, y que estas peticiones se incrementaron después de saberse la intención del Gobierno de exhumar a Franco.
La Sección 10 de la Audiencia de Barcelona confirmó el 6 de noviembre la prisión preventiva del tirador detenido ante “la seriedad” de su propósito. En un auto el tribunal argumenta que “no le ha cabido duda al instructor de la seriedad del propósito del investigado de llevar a efecto el crimen planeado por él mismo”.
Asimismo, tiene en cuenta “el material con el que cuenta para ello, sus habilidades como tirador, lo certero que sería para privar de la vida a su objetivo recabando sólo para asegurar su propósito información sobre el momento y el lugar en que se realizaría”.
En este auto, la Audiencia confirma la prisión provisional dictada por el Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa (Barcelona), el pasado 4 de octubre, en relación al arrestado. l

Comentarios