martes 1/12/20

La cuarentena del Reino Unido da otro “mazazo” al turismo mientras el Gobierno busca excluir a las islas

El turcoperador TUI suspende sus paquetes de vacaciones a España hasta el 
9 de agosto
Pasajeros con destino a Manchester en la terminal 1 de salidas el aeropuerto César Manrique | javier fuentes
Pasajeros con destino a Manchester en la terminal 1 de salidas el aeropuerto César Manrique | javier fuentes

El sector turístico español se enfrenta a otro “mazazo” con la activación en el Reino Unido de una cuarentena obligatoria de dos semanas a los viajeros que hayan visitado España, restricción que ya provocó que turoperadores suspendan sus paquetes de vacaciones en nuestro país mientras el Gobierno se encuentra trabajando para que excluyan a las islas de la restricción.

El sector turístico español rechazó de forma generalizada este “varapalo” a la actividad decidido por las autoridades británicas tras los rebrotes registrados en suelo español, una situación ante la que el Gobierno defendió el turismo “seguro” en España.

El Reino Unido es clave para el turismo español: en 2019 era el principal mercado emisor en llegadas, con 18 millones de turistas, y en gasto, con 17.986 millones de euros, según la encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera y de Gasto Turístico publicadas por el INE. Muy por detrás están Alemania y Francia, con 11,2 y 11,1 millones de turistas.

En este sentido, de acuerdo con las cifras del operador aeroportuario Aena, los aeropuertos españoles tenían programados ayer 369 vuelos con salidas y llegadas al Reino Unido, que suponen el 24 % de los 1.521 vuelos internacionales.

La primera gran consecuencia llegó de la mano del turoperador anglo-alemán TUI, el principal en Europa, que informó de que suspenderá sus paquetes de vacaciones a España hasta el próximo 9 de agosto, con excepción de las islas Canarias y Baleares, a las que sus clientes podrán desplazarse a partir de hoy.

El grupo turístico indicó que quienes debían viajar entre el 27 de julio y el 9 de agosto podrán cancelar o modificar su reserva, mientras que los que tienen paquetes comprados a partir del 10 de agosto serán informados sobre su situación el 31 de julio.

Ante esta situación, la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) consideró “muy grave” la medida adoptada y confesó su temor al ejemplo que pueda suponer para otros países, como sucedió con Francia, cuyo primer ministro, Jean Castex, recomendó a sus conciudadanos no visitar Cataluña.

En Europa, además del Reino Unido, hay otros países que imponen alguna modalidad de cuarentena para viajeros originarios de España: Irlanda, Noruega, Países Bajos para procedentes de la comarcas con brotes en Lleida y Lugo y Finlandia.

Los territorios españoles más afectados por la medida son, además de los archipiélagos, la Comunidad Valenciana y Andalucía, cuyos gobiernos formularon también reclamaciones a ambas administraciones.

El presidente canario, Angel Víctor Torres, afirmó que se trabaja para evitar que al retorno los viajeros tengan que pasar la cuarentena, pues Canarias tiene menos positivos por coronavirus que el Reino Unido.

En Baleares, el ejecutivo regional agradeció a los operadores turísticos británicos TUI y Jet2 que mantengan sus conexiones con las islas, por ser “un destino seguro”, y recordó que trabaja con el Gobierno para “establecer un corredor aéreo seguro” entre Baleares y Reino Unido.

Y el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, pidió a las autoridades británicas que exceptúen a la región, y especialmente la Costa Blanca, en Alicante, de la recomendación de no viajar a España y de la imposición de cuarentena.

En Andalucía, su vicepresidente y consejero de Turismo, Juan Marín, recordó la importancia que el turismo británico tiene para España y auguró repercusiones “negativas” especialmente para la Costa del Sol.

Por su parte, el alcalde de Benidorm (Alicante), Toni Pérez, reclamó que la localidad quede excluida de la cuarentena obligatoria impuesta por Reino Unido y reprochó al Gobierno central que cree “destinos de primera y segunda, favoreciendo a los archipiélagos”.

Por su parte, el Gobierno defendió la seguridad sanitaria de España y su capacidad de detección precoz de brotes y anunció que negocia para excluir a las islas de esta medida.  

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya destacó que la mitad de los casos detectados son de personas asintomáticas y que se aplicaron las medidas de aislamiento social aplicadas en los grandes brotes de Barcelona, Zaragoza y Lleida.

No obstante, el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, defendió que los datos de la pandemia en España lo llevaron a “actuar rápida y decisivamente”, por lo que recalcó que “no puede disculparse”.

Por su parte, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, volvió a defender que “visitar Cataluña es seguro” si se respetan las medidas de seguridad.

Comentarios