domingo 29.03.2020

El CSIC trabaja en una vacuna para el Covid-19 a partir del virus que erradicó la viruela

El laboratorio que fabrica el fármaco con el que se trata la enfermedad dice que puede triplicar su producción
Un científico examina muestras de sangre infectadas | aec
Un científico examina muestras de sangre infectadas | aec

Un grupo de investigadores del Consejo Superior del Investigaciones Científicas (CSIC) trabaja en una vacuna para el Covid-19 a partir del virus que erradicó la viruela. El equipo del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) liderado por Mariano Esteban basa su estrategia en generar vectores virales basados en una modificación del virus Vaccinia o virus vacuna, usado en la erradicación de la viruela.

Los expertos se centran en crear vectores que contengan una proteína de la superficie del virus SARS-CoV-2, que causa el Covid-19, y que sean capaces de generar una respuesta inmune con capacidad para proteger el organismo ante la exposición al coronavirus, explica el CSIS en un comunicado.

Primeras secuenciaciones

Teniendo en cuenta la publicación de las primeras secuenciaciones del genoma del virus, publicadas a comienzo de año, el equipo ha optado por emplear la proteína S (spike), que están en la superficie del virus y le sirve para unirse a la célula que trata de infectar en el cuerpo del hospedador.

Esteban señala que se han aislado “múltiples placas de virus hasta conseguir las que contienen el gen de la proteína S”, agrega la nota. Ahora queda por demostrar que “esta proteína es estable y que tiene capacidad para inducir la respuesta inmune específica en un modelo animal, incluida la producción de anticuerpos que neutralicen el virus”, explica el experto.

Al no emplear el virus SARS-CoV-2 completo, pueden trabajar en condiciones de menor nivel de seguridad biológica y, por tanto, indica el comunicado, “se requiere menos complejidad experimental a la hora de desarrollar la vacuna”.

Esteban señala que el enfoque de su grupo es diferente a la línea en la que trabaja el equipo de Luis Enjuanes, también del CNB, ya que usa solo un componente viral y no el virus completo, pero “es el componente más importante desde el punto de vista inmune y de protección”.

El equipo de Esteban tiene experiencia en el desarrollo de vacunas frente al VIH, el ébola, el zika o el chikungunya, recuerda el CSIC.

La aproximación a partir del virus Vaccinia ha conseguido inducir “una alta protección” con una sola dosis en vacunas desarrolladas por este grupo contra el ébola, el zika y el chikungunya.

Numerosos ensayos

Además, el vector del virus, que se empleó en numerosos ensayos clínicos, ya cuenta con la autorización como vacuna frente a la viruela por parte de la Administración de Alientos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Por ello, dice Esteban, “creemos que la vacuna MVA-Covid-19 sería segura y se podría administrar a todo tipo de población en todas las franjas de edad, incluyendo personas con inmunodeficiencias”.

Mientras, Laboratorios Rubió, farmacéutica española que fabrica y comercializa Dolquine, medicamento a base de hidroxicloroquina, que se está utilizando en el tratamiento del Covid-19, ha anunciado que tiene capacidad para triplicar su producción para dar respuesta a las necesidades del coronavirus.

El laboratorio informó en un comunicado que se puso a disposición de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) para poder abastecer el fármaco en función de sus capacidades productivas actuales.

Esa agencia informa en su web de que “la eficacia de la cloroquina e hidroxicloroquina se está evaluando en un buen número de ensayos clínicos cuyos resultados no se han publicado por el momento”.

Expectativas

“Se considera, por tanto, que el nivel de evidencia todavía es bajo y basado en los datos preclínicos y de seguridad en otras indicaciones”, señala la agencia.

A pesar de ello, reconoce que “su uso ha generado expectativas de modo que distintas autoridades (Italia, Francia, China o España) han incluido la cloroquina o la hidroxicloroquina como una de las alternativas de tratamiento en pacientes con infección”.

La Aemps indica que dado el “stock limitado” de estos medicamentos y la demanda creciente en muy diversas situaciones relacionadas con el Covid-19, es necesario controlar las reservas y ordena a los titulares que no pongan más hidroxicloroquina/cloroquina “en el canal hasta nuevo aviso”.

Comentarios