martes 19/1/21

La Comunidad de Madrid no permitirá acceder a la Puerta del Sol durante las campanadas

Varias comunidades piden al Gobierno que acote el término  “allegados” para evitar la picaresca en Navidad
Varias personas pasean por Puerta del Sol tras conocerse que no se celebrarán las campanadas | marta fernandez jara (ep)
Varias personas pasean por Puerta del Sol tras conocerse que no se celebrarán las campanadas | marta fernandez jara (ep)

El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, informó ayer de que no se podrán organizar actos para festejar las campanadas de fin de año en plazas o vías públicas de modo que la Comunidad de Madrid prohíbe asistir a las campanadas de fin de año en la Puerta del Sol.

“No se podrán organizar actos para festejar las doce campanadas de fin de año en plazas o vías públicas”, y “las cabalgatas de Reyes y los conciertos navideños en la vía pública solo podrán realizarse en recintos acotados, con el público asistente sentado y no se podrá superar el 50 por ciento del aforo”, señaló Zapatero.

Una ciudadanía adulta
Mientras, varias comunides que ultiman sus planes navideños se han dirigido al Gobierno para pedir que defina el término “allegado”, una petición a la que el ministro de Sanidad, Salvador Illa ha replicado que el Gobierno “tiene la obligación de tratar a la ciudadanía española como se merece, como adulta y responsable”. “No solo porque lo es sino porque lo ha demostrado” con los “cambios cotidianos” que se ha tenido que afrontar desde el mes de marzo, ha añadido.

“Esta Navidad hemos acordado que la ciudadanía no se mueve de casa, pero tiene derecho, si cumple con las recomendaciones sanitarias, de reunirse con sus seres queridos en grupos de menos de 10, en la unidad familiar, y las relaciones familiares de hoy no son solamente las tradicionales que conocíamos, hay vínculos que no están establecidos en una relación familiar clásica”, aseveró, al tiempo que se mostró convencido de que “la gente lo entiende perfectamente y lo va a cumplir ejemplarmente”.

Exégesis lingüística
En el mismo sentido se pronunció la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, al explicar que los allegados a los que se podrá visitar entre el 23 de diciembre y el 6 de enero son “las personas que están en tu vida”, y cree que “no hace falta un tratado de exégesis lingüística” para entender el término.

Por su parte, el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, anunció que se prescindirá del término “allegados” en la orden que regulará las medidas que se aplicarán para controlar la pandemia en los días de Navidad y se apostará por la “reagrupación familiar”.

El consejero ha recordado la “confusión” que el término generó en el seno del Consejo Interterritorial de Salud donde se debatieron las medidas para las fiestas navideñas que, a su juicio, deberían ser lo “más cohesionadas posibles”, ya que el virus “no entiende de fronteras entre comunidades”.

También la vicepresidenta portavoz de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, pidió una definición clara para evitar “confusión”. Oltra, recordó que el término allegado, expresado por el Ministerio de Sanidad para las reuniones familiares para Navidad, está regulado en el Código Civil aunque la gente “no tiene por qué saber” qué significa.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, se sumó a quienes consideran un “error” el incluir la palabra “allegado” en el acuerdo de la Interterritorial porque supone, a su juicio, dar “barra libre” para cualquier tipo de desplazamiento y encuentro. 

Mientras, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page defendió que, con vistas a evitar la expansión del coronavirus durante las próximas fiestas navideñas, es mejor aplicar una medida para toda España que “una ensalada”.

Comentarios