martes 1/12/20

Un colectivo de la Guardia Civil replica que Rato no ha denunciado amenazas

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) expresó su “desconcierto” por la justificación ofrecida por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para reunirse con Rodrigo Rato, ya que “no hay constancia” de que el expresidente de Bankia haya presentado una denuncia por sentirse intimidado.
 

El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato	archivo ec
El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato archivo ec

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) expresó su “desconcierto” por la justificación ofrecida por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para reunirse con Rodrigo Rato, ya que “no hay constancia” de que el expresidente de Bankia haya presentado una denuncia por sentirse intimidado.
En un comunicado, la AUGC lamentó que Fernández Díaz “emplee diferente rasero para medir las amenazas recibidas por dos ciudadanos españoles”, en referencia a las que –aseguró– padece un guardia civil, “cuya labor sirvió para desarticular una banda criminal”, y que –sostuvo– han sido obviadas, frente a las que, al parecer, ha recibido Rato.
El ministro del Interior aseguró el viernes en el Congreso que se reunió en su despacho con Rato porque este le expresó su preocupación por su seguridad y la de su familia, ya que recibe amenazas y ofensas, verbales y en las redes sociales.
Según la AUGC, mientras no hay constancia de que Rato “haya presentado denuncia alguna por sentirse intimidado”, sí hay pruebas que certifican que el agente “ha sufrido amenazas graves y serias”, que ha comunicado a la cadena de mandos de la Guardia Civil, sin que hayan sido atendidas.
Por este “trato diferenciado”, la AUG reiteró su exigencia de dimisión del ministro, pues “una vez más se produce una muestra de la falta de atención hacía los graves problemas internos que sufren los guardias civiles.
Las amenazas que está sufriendo  Rato y el temor por su seguridad y la de su familia llevaron al ministro del Interior, según él mismo, a recibirle en su despacho y explicarle la política de protección y escoltas para ex altos cargos. Bajo la presión de la petición prácticamente unánime de todos los grupos de la oposición para que dimita –solo UPN se ha desmarcado–, el ministro compareció el viernes a voluntad propia para dar explicaciones de la reunión que mantuvo el pasado 29 de julio con Rato y que ha suscitado una importante polémica en medio de las vacaciones estivales.
Fernández Díaz quiso explicar sus razones para acceder a la solicitud del exvicepresidente del Gobierno a reunirse, lo que finalmente hizo con, a su juicio, “luz y taquígrafos” en su despacho y con total transparencia.
El ministro no había informado de ella al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hasta que el propio Fernández Díaz le llamó nada más ver la noticia en la prensa y le comentó los motivos del encuentro. 
Obligado, según reconoció, por el revuelo ocasionado, el ministro no tuvo más remedio que dar a conocer la razón de la entrevista, a pesar de que exigía prudencia y discreción al tratarse de un asunto delicado, como es la seguridad de una persona, esté o no imputada e independientemente de su color político.
Y en esa explicación forzada, Fernández Díaz dijo que Rato ha recibido más de 400 tuits ofensivos y otra serie de amenazas que “han ido demasiado lejos” y que no hay que “ridiculizar” ni “banalizar”. Un ejemplo, es el que recibió la pareja del exministro de Economía en su cuenta personal de Twitter: “Cuerpo desmembrado, Rodrigo Rato con motosierra, más sangre que en la matanza de Texas”, escribía un usuario que acompañaba el mensaje de una fotografía violenta.
No satisfizo la justificación del ministro a la oposición, que la tildó de “tomadura de pelo”, “milonga”, “patética”, “bochornosa” y “vergonzosa”.

Comentarios