jueves 22/10/20

Cataluña vuelve a marcar la agenda política en vísperas de la campaña de las generales

Rivera y Casado reiteran la petición de que Sánchez se comprometa a no pactar con los independentistas
GRAFCAT7007. BARCELONA, 27/10/2019.- El presidente del PP, Pablo Casado (c), se fotografía con varios simpatizantes durante la manifestación en la que miles de personas se han concentrado en el centro de Barcelona, convocadas por Societat Civil Catalana, para decir "basta" al proceso independentista, una movilización a la que se han sumado los socialistas, el PP y Ciudadanos y a la que también asiste Vox pese a no haber sido invitada por la organización. EFE/Toni Albir
Casado se fotografía con unos simpatizantes en Barcelona | toni albir (efe)

Tras un parón de varios días sin incidentes destacables, Cataluña marcó ayer de nuevo la agenda de precampaña de los principales líderes políticos, algunos de los cuales se dieron cita en la multitudinaria manifestación de Barcelona para pedir el fin del proceso independentista.

Es el caso del responsable del PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos Albert Rivera, que aprovecharon la marcha constitucionalista para volver a reclamar al Gobierno que actúe ya para garantizar la convivencia en Cataluña.

Casado exigió además al PSOE y a su líder, Pedro Sánchez, que rompan cualquier acuerdo con los independentistas, tomen medidas para garantizar el orden público y aclaren con quién están porque “el funambulismo político y los equilibrios en el alambre son muy perjudiciales para España”.

Yo también soy catalán

“Yo también soy catalán”, dijo, y constató su compromiso con la seguridad, libertad y convivencia en Cataluña: “Hoy se respira aquí el espíritu del 8 de octubre y ese espíritu que, con el rey de España a la cabeza, dijo que Cataluña va a seguir siendo parte fundamental de España”.

Defendió que España es uno de los países más descentralizados del mundo pero que es una obligación “preservar” la prosperidad, crecimiento económico, servicios sociales y convivencia conseguidos en la democracia, y considera que el nacionalismo está imposibilitando esos logros.

También Rivera subrayó que “no se puede gobernar con los que quieren separar este país, ni con Torra, ni con Otegi, ni con los que queman las calles”.

El líder de Ciudadanos reivindicó “la unidad” y subrayó que “somos más los que queremos convivencia que los que queremos romper este país”.

Por parte socialista, además del líder del PSC Miquel Iceta, también participaron en la manifestación contra el procés el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, y el de Exteriores, Josep Borrell.

Ábalos se sumó a la protesta para reivindicar el proyecto de España “que nos une a todos” y para recordar al presidente catalán, Quim Torra, que su función principal es que haya convivencia en Cataluña y que, por lo tanto, tiene que gobernar para todos.

Es un mensaje que hizo suyo el presidente del Gobierno en funciones y líder socialista, Pedro Sánchez, desde A Coruña, donde recordó que son los independentistas los que “no respetan la ley y no respetan la voluntad mayoritaria de la sociedad catalana que ha dicho una no, sino veinte veces, que no quieren la independencia”.

Sánchez, que no se refirió en ningún momento a la manifestación de Barcelona, criticó las soluciones que proponen los líderes de la oposición al desafío catalán e insistió en la fórmula pasa por ley y diálogo, primero ley y luego diálogo, “porque no puede haber diálogo fuera de la ley”.

También Sánchez hizo un llamamiento a la movilización de sus votantes, al afirmar que “el bloqueo es un callejón del que se sale votando al PSOE”.

El presidente hacía estas declaraciones en vísperas de la presentación de la campaña electoral de los socialistas para el 10N, que abrirán en Sevilla y a la que concurrirán con un nuevo lema, “Ahora, sí”, dando un paso más en el eslogan de precampaña, “Ahora Gobierno, Ahora España”.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, insistió ayer, en un acto de campaña celebrado en el IES Bendinat, en Calviá, que “el PSOE siempre estuvo del lado del diálogo dentro del cumplimiento de la Constitución”.

En este sentido, Calvo dijo que la formación lo demostró “cuando hubo una crisis” y dieron su apoyo “a tomar medidas extraordinarias como el 155”. El PSOE está haciendo un “ejercicio de equilibrio y de ponderación”, añadió. Todo ante “una situación muy gravosa para los intereses de sociales y económicos”.

Comentarios