domingo 25/10/20

Casado se ofrece para liderar una “mayoría centrada” y avisa de que la desunión es “letal”

El líder del Partido Popular alerta que las “prioridades” de Ciudadanos y Vox se han alejado de las de sus votantes
Reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP

23 septiembre 2019

23/09/2019

El líder del PP, Pablo Casado, se ofreció ayer para “liderar una mayoría centrada con un calendario de ambiciones nacionales” ante las próximas elecciones generales del 10 de noviembre y ha defendido la “unión” en torno al Partido Popular porque la división es “letal” para España. Tras asegurar que quiere un PP “reconocible por moderado”, subrayó que las “prioridades” de Ciudadanos y Vox se han “alejado” de las de sus votantes.

En su intervención ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP, en presencia de casi todos los “barones” territoriales del partido, con los que ha celebrado después un almuerzo de trabajo, Casado afirmó que “hay que hacer política para ganar” y añadió que eso pasa por “unir en las urnas un voto que, puede no ser idéntico”, pero que es “mayoritario en su anhelo de libertad y solidaridad social intergeneracional”.

En este punto, llamó a llegar a acuerdos en el seno del centro-derecha porque las consecuencias de esa división son “letales” para España. Según recordó, el PP ha ofrecido fórmulas “abiertas de convergencia electoral” que han sido “rechazadas” por Cs y Vox. “Creo sinceramente que en este momento sus prioridades se han alejado ya mucho de las de sus votantes”, enfatizó.

Casado, que denunció el “funambulismo político” de Pedro Sánchez, avisó que la fractura del centro-derecha “significa desandar el camino histórico” que les llevó a la mayoría electoral y al Gobierno de España. “Unir para ganar, ganar para gobernar y gobernar para unir España. Por eso, tenemos que abordar sin reserva y sin disculpas el problema de la división del centro-derecha”, dijo.

Acuerdos

El presidente de los “populares” pidió superar divisiones en el centro-derecha para construir acuerdos “dentro de los partidos y entre los partidos”, a tiempo que reconoció que en este proceso de reagrupación del voto de centro-derecha hay que ser “generosos y pacientes”. En su opinión, esa tarea es “esencial” en este momento y es la que se ha fijado como objetivo prioritario.

“Que no seamos iguales no puede significar que permanezcamos esclavos de nuestras diferencias”, resaltó, para añadir que si el precio de mantener una diferencia es que España quede en manos de un gobierno como el de Pedro Sánchez, entonces es que “esa diferencia no merece ser defendida”.

En un mensaje velado a Ciudadanos, después de que el partido de Albert Rivera centrara su estrategia de campaña en las últimas generales en el “sorpasso” al Partido Popular, Casado afirmó rotundo que “no hay posibilidad alguna de sustituir al PP como cerebro, corazón y pulmón del centro-derecha español”.

Por su parte, Cs dio ayer un nuevo portazo a la posibilidad de formar una coalición con el PP, bajo el nombre España Suma, ya casi en tiempo de descuento para configurar esta alianza que han propuesto los populares con el objetivo de desbancar a los socialistas de La Moncloa.

El próximo domingo termina el plazo para que los partidos políticos, las federaciones y las coaliciones designen a un representante general y parece totalmente descartado que pueda haber un acuerdo entre el PP y el partido naranja para ir juntos a la urnas. La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, llegó a ofrecer su lugar como número uno por Barcelona para que lo ocupe, en esa hipotética coalición, Inés Arrimadas, de Ciudadanos, la candidata ganadora de las elecciones catalanas que se quedó en líder de la oposición. l

Comentarios