domingo 25/10/20

Casado defiende los relevos para convertir al PP en la “casa común” del centro derecha

El líder popular marca las distancias con Vox rechazando “la trampa de la crispación”
MADRID, 20/08/2020.- El líder del PP, Pablo Casado (2d), conversa con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, nuevo portavoz nacional; la nueva portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra (2i) y Ana Pastor, vicepresidenta segunda de la Cámara baja, que se incorpora a la directiva del partido, momentos antes de presidir este jueves en Madrid la reunión de la Junta Directiva, de manera telemática, para ratificar la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz parlamentaria y otros cambios en la dirección, además de establecer las directrices para el nuevo curso político. EFE/Mariscal
Casado conversa con Martínez Almeida | MARISCAL (EFE)

El líder del PP, Pablo Casado, reivindicó ayer los relevos dentro del equipo directiv porque, aseguró, la formación “popular” debe tener la “puerta ancha” y ser la “casa común” del centro derecha. Asimismo, defendió que el proyecto del partido “está firme y consolidado” y considera descartado todo riesgo de “sorpasso” de Vox al PP.

Así se dirigió Casado a la Junta Directiva Nacional del PP, que ratificó los nuevos nombramientos dentro de la cúpula de la formación después de la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del grupo popular en el Congreso. Los cambios se aprobaron por unanimidad.

Agradecimiento

El líder del PP también tuvo unas palabras de agradecimiento a Álvarez de Toledo, pese a los reproches de ésta tras su salida, y aseguró que puede contar con el partido y con él para lo que “quiera”. “Gracias por todo, Cayetana, esta será siempre tu casa y puedes contar conmigo para lo que quieras”, subrayó.

La portavoz destituida asistió a la reunión telemática de la Junta Directiva Nacional en su condición de diputada, pero no pidió la palabra.

El presidente de los “populares” solo mencionó directamente a Álvarez de Toledo en esa ocasión, pero fueron varias las referencias veladas a planteamientos defendidos por la ya exportavoz, como la necesidad de un gobierno de concentración formado por el PSOE y el PP.

Evitar las trampas

Casado dejó claro que el PP no es “un mero recambio de Podemos”, actual socio del PSOE en el Gobierno de coalición, pues su partido no es “una muleta sustitutoria”. “Nadie aspira aquí a ser ministro de Pedro Sánchez, sino a gobernar para todos los españoles”, remarcó.

También instó a sus compañeros a “evitar las trampas” con las que, en su opinión, les quieren “distraer” otros partidos en esta legislatura, esto es, “evitar la trampa de la crispación” porque “actuar con agresividad” no es “propio del PP”, pero tampoco ponerse “de perfil” ante los problemas.

No se trata, dijo, de “elegir entre convicciones y votos”, puesto que considera que “sin convicciones no se puede ganar” elecciones y además “la sociedad espera” del PP “argumentos y razones” frente a la izquierda.

Apuesta por la persuasión

Así, Casado apuesta por las ideas pero también por hacer política y recurrir a la “persuasión” para que “cada vez más españoles compartan” esas mismas convicciones. “Aquí no cultivamos ideas para el autoconsumo, sino para toda España. Si nuestras convicciones no arraigan en la sociedad, si se llenan de ruido, entonces nuestra tarea política fracasará”, explicó.

El presidente del PP empleó el concepto “transversalidad” para argumentar que el PP “no tiene vocación de minoría indomable, sino de mayoría imbatible” y que no es un partido de “trincheras estrechas”, sino de “plazas anchas”, y que ahí está el “combate” que se libra hoy en día en política para el futuro de España, “entre los que quieren volver a las trincheras y al pasado” y los que apuestan por abrir las plazas.

El líder de los populares trasladó a sus compañeros que “las mayorías se construyen sumando” alrededor de un “proyecto claro y centrado, con cimientos sólidos y con espacio para muchos”, y considera que para construir esto hay que ceder “todos en lo secundario para poder obtener lo prioritario”, con “ideas y convicciones claras, no difusas, pero con actitudes constructivas”.

Cambiar las cosas

Casado quiere que el PP “sea protagonista” para cambiar las cosas, pero advirtió a sus compañeros de que eso sólo será posible derrotando a la izquierda en las próximas elecciones, algo que ocurrirá si los españoles encuentran en el partido un “proyecto solvente”. Esto, en su opinión, se consigue no “sólo con gestión”, sino con “política de la grande”.

Se trata, apuntó, de “salir al encuentro de la mayoría silenciosa que necesita un proyecto transversal e ilusionante”, una fuerza política “tranquila” pero a la vez “imparable ante las malas políticas de la izquierda radical”.

“En unos días arranca un nuevo curso complejo, con una pandemia gestionada por el peor gobierno posible. Es importante que los españoles encuentren al PP fuerte y unido. Vamos a volver al Gobierno muy pronto y vamos a recuperar el ritmo histórico de la mejor nación del mundo”, aseveró el presidente del PP.

Casado ve completamente descartado un posible “sorpasso” de Vox, pues considera que el proyecto del PP está “firme y consolidado”: “Hemos pasado ser tercera fuerza en las encuestas a estar por delante del PSOE en las últimas. Hace dos años todos hablaban del “sorpasso” de Ciudadanos al PP, hace un año del “sorpasso” de Vox al PP. Ahora sólo se habla del “sorpasso” del PP al PSOE”.

Así lo demuestra, dijo, que hayan conseguido Andalucía, que el PP haya recuperado alcaldías importantes, y que haya revalidado los gobiernos de Galicia, Madrid, Murcia, Ceuta y Castilla y León. l

Comentarios