martes 27/10/20

Ayuso dice que el Gobierno impuso la alarma “a punto de pistola” e Illa insiste en doblegar la curva

El ministro asegura que solamente se podrá contener la pandemia si  baja la incidencia  a100 positivos
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso | emilio naranjo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso | emilio naranjo

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró ayer en la Asamblea de Madrid que el Gobierno “impuso” el estado de alarma en nueve municipios madrileños el pasado viernes “a punta de pistola”.

Ayuso opinó también que “lo más fácil” es el cierre total de los bares, como anunció este miércoles Cataluña, una medida que no se puede celebrar como “un triunfo”, ya que es “un fracaso”.

La presidenta regional intervino en la Asamblea de Madrid en una sesión de control que tuvo lugar, al mismo tiempo que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, comparecía en el Congreso para explicar el decreto por el que se declaró la alarma en Madrid.

En la sesión, la presidenta respondió a preguntas de la oposición, entre ellos el portavoz socialista, Ángel Gabilondo, e Isa Serra, de Unidos Podemos, quien reprochó a Ayuso que estaba “deseando” que se aplicase el estado de alarma con el fin de “no asumir la responsabilidad”.

Frente a las afirmaciones de Illa, que defendía la alarma ante una situación “preocupante y frágil”, Díaz Ayuso señaló que la “única opción” que le dio el Gobierno fue “imponer unas medidas que no estaban consensuadas ni explicadas bajo criterios técnicos y sin tiempo para valorarlas”.

“La única opción que me daba el Gobierno de España era o cerrar yo la ciudad de Madrid, cuando no estoy de acuerdo en hacerlo de manera perimetral, o hacerlo el Gobierno y además a punta de pistola, porque, tal y como me lo estaban diciendo, ya estaban publicando el estado de alarma en los medios de comunicación”, explicó la presidenta madrileña.

Y al día siguiente, “cuando se estaba produciendo el diálogo entre el presidente (del Gobierno, Pedro Sánchez) y yo, ya estaba filtrando en sus medios que había un estado de alarma”, aseguró.

Se mostró “radicalmente en contra” de la política de cierre perimetral de la ciudad de Madrid, porque, a su juicio, lo único que consigue es promover el contagio desde las zonas básicas de salud donde la Comunidad estaba trabajando por toda la ciudad.

Por ello, destacó la importancia de adoptar medidas “quirúrgicas”, para las que es necesaria la ayuda de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que en la Comunidad de Madrid controla el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, quien “nunca jamás nos envió un solo agente,”.

En cambio, según la presidenta madrileña, cuando se empezaron a aplicar las medidas del ministro de Sanidad “no había entrado en vigor la orden y ya estaba todo Madrid lleno de policías”.

Por su parte, Illa advirtió de que solo se podrá doblegar la curva si se logran incidencias acumuladas alrededor o por debajo de los 100 casos por 100.000 habitantes.

Illa informó ayer en el Pleno del Congreso sobre el decreto por el que se declaró el estado de alarma en nueve municipios de Madrid, entre ellos la capital, que hoy cumple una semana, en una comparecencia en la que el PP y Vox pidieron entre duros reproches, su dimisión y que levante esa medida.

Se trataba de una sesión informativa pero sin votación, ya que el Congreso sólo debe pronunciarse en el caso de una eventual prórroga de los 15 días para los que fue inicialmente declarado, un periodo que Illa confió sea suficiente para estabilizar la situación.

Durante toda su intervención, el ministro trató de justificar la utilización de “ese instrumento jurídico” por la situación epidemiológica de Madrid.

“La duración del estado de alarma es 15 días, que sumados a los días previos en los que la orden de la Comunidad de Madrid estuvo en vigor, totalizan 23 días con medidas restrictivas. Confiamos que sean suficientes para estabilizar la situación”, afirmó el ministro.

No obstante, consideró necesario vigilar cómo evoluciona la pandemia en los municipios afectados y advirtió de que no se puede bajar la guardia.

Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, afirmó que se trata de una medida “arbitraria, autoritaria y abusiva”, que adoptó el Gobierno utilizando la salud ciudadana como “coartada”.

También Vox pidió el fin del estado de alarma, y su portavoz, José Luis Steegman, cargó contra la gestión de la pandemia que hizo el Gobierno en una intervención plagada de descalificativos, en la que pidió a Illa que se marche e invite a toda la bancada azul a hacer lo mismo.

Desde Cs se criticó que el Ejecutivo impusiera el estado de alarma en Madrid, y le pidió que deje de utilizar la comunidad “como arma política” porque eso “no salva vidas”, a la vez que instó a consensuar las medidas necesarias para frenar el virus y salvar la economía, y para eso “hay que llegar a Navidad con el semáforo en verde”.

Comentarios