jueves 24/9/20

El apoyo del PNV a la moción de censura acaba con el Gobierno de Rajoy

La decisión del PNV de apoyar la moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy, que ha descartado dimitir, hará previsiblemente mañana presidente al líder

Rajoy se despide tras su intervención desde la tribuna| jj guillén (efe)
Rajoy se despide tras su intervención desde la tribuna| jj guillén (efe)

La decisión del PNV de apoyar la moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy, que ha descartado dimitir, hará previsiblemente mañana presidente al líder socialista, Pedro Sánchez, que se comprometió a gobernar con los presupuestos del Gobierno del PP.

A los votos de los 84 diputados socialistas hay que sumar los 67 de Unidos Podemos –a expensas de lo que digan sus bases–, los nueve de ERC, los ocho del PDeCat, los cinco del PNV, los cuatro de Compromís, los dos de EH Bildu y uno de Nueva Canarias, con la abstención inesperada de Coalición Canaria.
Sólo votarían en contra el PP, Ciudadanos, UPN y Foro, es decir, 169 diputados.
El principio de la primera sesión del debate de la moción de censura fueron para los políticos de auténtico infarto, a la espera de la decisión de la Ejecutiva del PNV, que no se confirmó hasta reanudada la sesión de la tarde.

Responsabilidad y ética
“Por responsabilidad” y “por ética” fueron los motivos del PNV para respaldar la censura a Rajoy, que durante la mañana se enfrentó a sendos cara a cara con Sánchez y con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, pero que por la tarde no acudió al pleno del Congreso, lo que levantó todo tipo de especulaciones sobre su futuro inmediato.
Fuentes de la Moncloa aseguraron que Rajoy no va a dimitir y que acudirá hoy a la Cámara a votar la moción de censura, intenciones que luego confirmó ante la prensa la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

La intervención más esperada de la tarde fue la del portavoz del PNV, Aitor Esteban, que confirmó el voto afirmativo de los cinco diputados de su grupo y acusó a los cuatro grandes partidos de llevar meses provocando “tsunamis” y demostrando su incapacidad de acuerdo.
Según Esteban, un voto negativo del PNV no aportaría más estabilidad, y menos aún cuando ya otros partidos como Podemos han anunciado que presentarían otra moción de censura y cuando se prevé que siga “el goteo” de noticias de los tribunales.

“Creemos que respondemos a lo que mayoritariamente demanda la sociedad vasca y la responsabilidad votando sí; confío en que el diálogo que ha prometido sea cierto y que no abuse de la prerrogativa que le estamos dando”, le pidió Esteban a Sánchez.
El líder socialista, que por la mañana ya garantizó que gobernaría con los Presupuestos del Gobierno de Rajoy, ahora en trámite en el Senado, ha agradecido el apoyo del PNV y se comprometió a convertir a los jeltzales en “socio preferente para eventuales cambios legislativos”.

Sánchez pidió a los nacionalistas vascos “comprensión”, “empatía” y “predisposición” para esa nueva relación política que “abre un nuevo tiempo para España y para Euskadi”.
“He tenido tiempo de analizar mis errores y le garantizo que, como partido de Estado, intentaremos anteponer los intereses generales a los partidarios”, prometió Sánchez.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, por su parte, lamentó que Rajoy no haya aprovechado su “última oportunidad” para dimitir y buscar una salida “digna, pactada y en las urnas”.

Cs se vuelve irrelevante
Sánchez le replicó acusándole de “vivir a costa de la confrontación territorial” y de crecer en las encuestas por la “incapacidad” del PP de hacer frente a ese discurso “irresponsable” y de asumir su responsabilidad. “Quieren larga vida a Rajoy para seguir arañando expectativas electorales”, le reprochó.
En cualquier caso, la decisión de Cs ya es irrelevante para la votación de mañana y también lo es el viraje de último minuto de CC, que el fin de semana acordó no apoyar la moción junto a los independentistas y que ayer anunció que se abstenía.

Cuenta Sánchez con el voto a favor de Unidos Podemos, aunque Pablo Iglesias opina que no estuvo a la altura de un presidenciable, por no haber hablado a todos los españoles y presentarse como un “mal menor”.
También tendrá el plácet de ERC, pero su portavoz parlamentario, Joan Tardá, le aclaró que en realidad es un no a que Mariano Rajoy siga siendo presidente, así como el del PDeCat, cuyo portavoz, Carles Campuzano, emplazó al líder socialista a repensar “los climas sociales y políticos”.
Del mismo modo, apoyarán la moción Compromís; EH Bildu, pese a considerar que Sánchez y Rajoy “están del mismo lado” y pertenecen a “un mismo régimen basado en la imposición y la negación”, y el diputado de NC Pedro Quevedo.
Votarán en contra el Foro y UPN, socios electorales del PP, si bien este último ha dicho que le hubiera gustado que se convocaran elecciones.
El Partido Popular tendrá que empezar a pensar ahora en la ingente tarea
que le espera por delante: reorganizarse tras dejar el Gobierno si la moción prospera hoy tal como apunta todo. No quieren ni oír hablar, por el momento, de sucesiones o de renovaciones internas.

Comentarios