domingo 25/10/20

Andrés Bódalo ingresa en la prisión de Jaén tras ser detenido ante la sede del SAT

El concejal de Jaén en Común (JeC) en el Ayuntamiento de Jaén y miembro del SAT Andrés Bódalo ingresó en prisión pasado el mediodía de ayer para cumplir la condena de tres años y medio impuesta por la Audiencia provincial por agredir al teniente alcalde del Ayuntamiento de Jódar en 2012 durante una protesta de jornaleros que reclamaban peonadas para acceder al subsidio agrario.
 

El concejal de Jaén en Común (JeC) en el Ayuntamiento de Jaén y miembro del SAT Andrés Bódalo ingresó en prisión pasado el mediodía de ayer para cumplir la condena de tres años y medio impuesta por la Audiencia provincial por agredir al teniente alcalde del Ayuntamiento de Jódar en 2012 durante una protesta de jornaleros que reclamaban peonadas para acceder al subsidio agrario.
Su entrada en el centro penitenciario se produjo después de que fuera detenido sobre las 10.35 horas a las puertas de la sede del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en la capital jiennense, donde se viene desarrollando desde este martes una acampada indefinida por la libertad de Bódalo con la presencia de decenas de personas.
Agentes de paisano y de uniforme lo trasladaron sin esposas hasta un vehículo policial para trasladarlo a la Comisaría de la Policía Nacional, donde se le notificó la orden judicial para después ser conducido a la prisión Jaén II, informaron fuentes de la Policía Nacional
De este modo, sin prestar resistencia, tal y como reiteró que haría, Bódalo entró en coche policial mientras en el sindicato se quedaron decidiendo cuál será el lugar donde se asentará la acampada que reclama la libertad del concejal de Jaén en Común.
Minutos antes de la detención, reiteró a los medios su inocencia. “Que sepa todo el mundo que entro en la cárcel, pero lo haré como inocente porque yo no he agredido a nadie”, dijo. También agradeció a todas las personas que mostraron su solidaridad. 
“Dejo a mi mujer, a mis tres hijos, a mi nieta y a mi madre con 80 años”, comentó con semblante serio ya esperando a que los agentes hicieran acto de presencia para detenerle.
La familia se ha acercado hasta la sede del sindicato para poder despedirse tras una noche en la que varias decenas de personas acamparon al aire libre junto al propio sindicalista después de que desde primera hora del martes hubieran iniciado un campamento indefinido junto a la sede del SAT.
Lo hacían tras descartar concentrarse frente a la Subdelegación del Gobierno como inicialmente estaba previsto, puesto que no obtuvieron la autorización correspondiente al no haberla solicitado con el tiempo previsto de antelación que marca la ley.
Paralelamente, la familia de Andrés Bódalo ya cursó la petición de indulto que ha avalado con más de 5.000 firmas, mientras que se siguen recogiendo adhesiones. 
Las últimas registradas fueron la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los líderes nacionales de Podemos e Izquierda Unida, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, respectivamente.

Comentarios