jueves 22/10/20

Varios exconsejeros admiten que Caja Madrid les autorizó a usar sus tarjetas para gastos privados

Los exconsejeros de Caja Madrid Ignacio Varela Díaz y Joaquín García Torres reconocieron ayer en el juicio por las tarjetas black  que cargaron gastos de naturaleza privada a sus tarjetas, puesto que la entidad les autorizó para ello asegurando que las visas eran de libre disposición.

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa	archivo ec
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa archivo ec

Los exconsejeros de Caja Madrid Ignacio Varela Díaz y Joaquín García Torres reconocieron ayer en el juicio por las tarjetas black  que cargaron gastos de naturaleza privada a sus tarjetas, puesto que la entidad les autorizó para ello asegurando que las visas eran de libre disposición.
En su declaración, Varela volvió a señalar al exsecretario general de la entidad, Enrique de la Torre, como la persona que le entregó su tarjeta, a la que cargó un total de 35.722 euros. Según explicó, le dijo que “podía hacer gastos libremente” sin sobrepasar el límite, que en su caso era de 2.500 euros.
El exmilitante socialista forma parte del total de 13 exdirectivos de la entidad cuya causa fue archivada por el magistrado instructor de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, al haber prescrito el delito que se le imputaba. Otros 65 exdirectivos de Caja Madrid y Bankia se sientan en el banquillo acusados de delito continuado de apropiación indebida y administración desleal por el uso que hicieron con sus plásticos entre 2003 y 2012.
A preguntas de las defensas y respecto al régimen fiscal de la visa, el exconsejero dijo que De la Torre le expuso que estuviera “tranquilo” porque estaba aprobada por todos los órganos de Caja Madrid y que la retribución de los consejeros estaba sometida a la supervisión del Banco de España, la Agencia Tributaria y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por lo que “las garantías eran totales”. 
A diferencia de otros encausados, el que fuera miembro del consejo de administración entre 2005 y 2006 no recibió pin del plástico, porque “en ningún caso” se le informó de que podía extraer metálico del cajero, aunque reconoció que siguió haciendo uso de su black hasta tres meses después de cesar de su cargo, dado que De la Torre le autorizó para ello.
Varela, que fue expulsado del PSOE después de estallar el escándalo de las tarjetas, explicó a preguntas del fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, que insistió mucho ante el secretario general sobre qué uso podía hacer con la tarjeta opaca, nacida de un acuerdo del consejo de administración el 24 de mayo del año  1988. 
Así, dijo que le consultó si podía cargar la compra de unos billetes de avión para un viaje privado, a lo que De la Torre le respondió: “para eso la tienes”.
Mientras, el tribunal de la Audiencia Nacional aceptó admitir como prueba dos documentos de 1988 y 1992 que hacen referencia al contrato sobre la entrega de las visas y que, en opinión de las defensas, acreditarían que los plásticos se crearon no solo con la finalidad de cubrir gastos de representación, sino que también podrían ser utilizadas “en concepto de compensación por el ejercicio de su función”.

Comentarios