martes 19/1/21

La UE deja en manos de los parlamentos finiquitar el tercer rescate a Grecia

Los ministros de Finanzas y Economía de la zona euro, el Eurogrupo, pasaron ayer el testigo a los parlamentos nacionales para que den la luz verde definitiva al acuerdo sobre el tercer rescate de Grecia que aprobaron la noche del viernes de hasta 86.000 millones de euros para sanear la economía helena.

El ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, habla con el primer ministro, Alexis Tsipras          efe
El ministro de Finanzas griego, Euclides Tsakalotos, habla con el primer ministro, Alexis Tsipras efe

Los ministros de Finanzas y Economía de la zona euro, el Eurogrupo, pasaron ayer el testigo a los parlamentos nacionales para que den la luz verde definitiva al acuerdo sobre el tercer rescate de Grecia que aprobaron la noche del viernes de hasta 86.000 millones de euros para sanear la economía helena.
Tras seis horas de negociaciones, los 19 ministros de los países del euro dieron su respaldo al acuerdo logrado previamente a nivel técnico entre Atenas y sus acreedores internacionales.
El Parlamento griego ya aprobó el jueves el texto negociado tras un intenso debate y con el apoyo de la oposición, una votación en la que el partido gobernante Syriza salió debilitado al haber hasta 47 de sus diputados que dieron la espalda a su formación. Ahora será el turno de los parlamentos de Alemania, Finlandia, Austria, Holanda, Estonia y Eslovaquia, países cuyas leyes nacionales les obligan a pasar ese trámite para que el rescate tenga validez.
El pleno del Congreso español también debatirá a petición del Gobierno el martes sobre el tercer rescate a Grecia pese a que no está obligado a ello.
Una vez cumplidos los procedimientos en los parlamentos nacionales, el consejo de gobernadores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) se reunirá el miércoles por la tarde para aprobar el acuerdo de financiación del programa, de manera que se desbloquee un primer tramo de 26.000 millones de euros.
Todo ello de cara a que el jueves día 20, cuando Grecia debe hacer frente al pago de 3.400 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE), Atenas cuente con una primera inyección de 13.000 millones de euros.
A continuación, recibirá otros 3.000 millones de euros en uno o dos tramos en septiembre u octubre –si cumple medidas específicas–, lo que supone en total 16.000 millones.
Así, Grecia podrá devolver los 7.160 millones de euros que ha recibido en un crédito puente de la Unión Europea y hacer frente a los pagos al BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y saldar facturas “domésticas”.
Por lo que respecta a la recapitalización de la banca, se trasladarán inmediatamente 10.000 millones de euros a una cuenta especial del MEDE y otros 15.000 millones se desembolsarán tras una primera revisión del rescate antes del 15 de noviembre, teniendo en cuenta exigencias como el análisis de la calidad de los activos y las pruebas de resistencia. También se acelerará para antes de finales de año la creación de un fondo de privatizaciones al que se transferirán activos públicos por valor de 50.000 millones, incluidas las acciones en bancos griegos después de su recapitalización.

sin compromiso del FmI
A pesar de la concreción de estos detalles en el acuerdo, el Eurogrupo no ha conseguido aún del FMI un compromiso vinculante de su participación en el tercer rescate, como había solicitado explícitamente Alemania.
El Fondo ha aplazado su decisión a otoño, cuando espera conocer plenamente las reformas fiscales, estructurales y del sector financiero griego, y “se haya evaluado la necesidad de medidas adicionales y acordado un posible alivio de la deuda”, según explicó al término de la reunión el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
La directora gerente de esa institución, Christine Lagarde, celebró el acuerdo, pero hizo hincapié en que la deuda helena es “insostenible” y deberá considerarse “un alivio significativo” si se quiere tener éxito.
Según reconocieron ministros como el titular español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ahora la mirada también está puesta en posibles “riesgos” para el programa de rescate como supone la “potencial inestabilidad política en Grecia”. Con el pacto, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró por su parte que el mensaje es “claro”: “Grecia es y seguirá siendo irreversiblemente un miembro de la zona del euro”. 
Por su parte, la portavoz del Gobierno griego, Olga Yerovasili, afirmó ayer que el Ejecutivo ha conseguido una “solución equitativa” con el acuerdo sobre el tercer rescate. “Queríamos una solución equitativa y la hemos conseguido”, dijo.
Al referirse a la cuestión de la reestructuración de la deuda, la portavoz señaló que el Gobierno persigue igualmente una “solución equitativa”.
Destacó que es una victoria del Gobierno haber establecido la necesidad de reestructurar la deuda a nivel europeo y señaló que hay “el compromiso de que después de la primera evaluación se iniciará el debate”.

Comentarios