jueves 22/10/20

Terceiro dice que las tarjetas de 1988 eran “blancas” y se “oscurecieron”

El que fue presidente de Caja Madrid entre 1988 y 1996, Jaime Terceiro, reiteró ayer a preguntas de las defensas en el juicio de las tarjetas “black”, que las visas que vieron la luz en un acuerdo del consejo de administración en mayo de 1988 eran “absolutamente blancas y legales” porque estaban “fiscalizadas” y que empezaron a oscurecerse con su salida de la caja extinta.

Rodrigo Rato y Miguel Blesa sioguen  el juicio por las tarjetas “black”	aec
Rodrigo Rato y Miguel Blesa sioguen el juicio por las tarjetas “black” aec

El que fue presidente de Caja Madrid entre 1988 y 1996, Jaime Terceiro, reiteró ayer a preguntas de las defensas en el juicio de las tarjetas “black”, que las visas que vieron la luz en un acuerdo del consejo de administración en mayo de 1988 eran “absolutamente blancas y legales” porque estaban “fiscalizadas” y que empezaron a oscurecerse con su salida de la caja extinta.
“Las tarjetas aprobadas eran absolutamente blancas, es decir, “white”, porque eran legales, estaban contabilizadas y se realizaban a través de los circuitos explícitamente definidos”, señaló durante su interrogatorio. 
“Si me pregunta a partir de cuándo se empezaron a oscurecer, le tengo que decir que tiene que ser una fecha posterior a mi dimisión como presidente de Caja Madrid”, aseveró el testigo que, como tal, está obligado a decir la verdad y a responder a todas las partes.
El antecesor de Miguel Blesa al frente de Caja Madrid indicó durante su declaración que llevaba un control de las tarjetas, por un lado, mediante los “despachos mensuales” en los que estudiaba los gastos que se cargaban a las mismas y, por otro, vía Ángel Montero, secretario general de la caja en aquellos años y fallecido en el año 2000.
Ante la insistencia de las defensas sobre la naturaleza de las visas, Terceiro, que presta declaración desde las 10.30 horas de ayer, diferenció claramente las visas que se pusieron en marcha en 1988 en calidad “exclusivamente” de gastos de representación para los consejeros y por tanto deducibles, de las que se instauraron a su salida de la caja y ya con Miguel Blesa y posteriormente Rodrigo Rato en la presidencia de la misma.
Se trata de la undécima sesión de juicio en la que continúa la ronda de testificales y donde el tribunal de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal dirime si los 65 encausados –entre ellos políticos del PP, PSOE, IU y representantes sindicales y de la patronal– hicieron un uso fraudulento de sus tarjetas a las que cargaron un total de 12,5 millones de euros desde 2003 hasta 2012.
Durante la ronda de interrogatorios, que tuvo que interrumpir en determinadas ocasiones la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, ante la insistencia de algunas defensas, Terceiro recalcó que durante su mandato, Caja Madrid multiplicó sus beneficios por cuatro. n

Comentarios