jueves 22/10/20

El taxi intensifica su protesta en Madrid y los VTC estudian un ERE en Barcelona

Los taxistas  lanzan huevos contra la sede del PP y más tarde se movilizan en la Puerta del Sol

 

Agentes de la Policía Nacional proceden a desalojar a los taxistas acampados en el Paseo de la Castellana de Madrid | efe

Los taxistas de Madrid protagonizaron ayer, en protesta contra la regularización de los VTC, su octavo día de paros con los que tenían intención de “petar” Madrid y que acabaron con su desalojo del Paseo de la Castellana, con protestas y lanzamiento de huevos frente a la sede del PP en la calle Génova y con movilizaciones en la Puerta del Sol.


Por su parte, el Gobierno catalán anunció que tiene previsto aprobar hoy el decreto que obliga a precontratar el servicio de un vehículo de alquiler con conductor (VTC) con una antelación mínima de 15 minutos, y que habilitará al Área Metropolitana de Barcelona y a entes locales a ampliar esa horquilla, una situación que el sector ya avanzó que obligará a presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). 


En el caso de Madrid, tras más de una semana de huelga, que coincidió en sus primeros días con la celebración de la feria internacional del turismo Fitur, los taxistas trasladaron sus propuestas desde Ifema al centro de la capital en protesta por la regulación de los vehículos de VTC. Por la mañana, la Policía Nacional tuvo que desalojar el espacio que ocupaban los taxistas en el madrileño Paseo de la Castellana, entre la glorieta de Emilio Castelar y la Plaza de Colón, e incluso varios taxis tuvieron que ser retirados de la calzada por grúas.

Tras ello, varios cientos de taxistas se desplazaron caminando hasta la sede del PP, donde cortaron la calle entre Génova y la Plaza de Colon a gritos de “Garrido, dimisión” y lanzaron huevos contra el inmueble. Por la tarde, más de un millar de taxistas se concentraron en la Puerta del Sol, frente a la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional. 


Desde el PP tacharon de “escrache” la protesta de los taxistas frente a su sede, mientras que desde la Comunidad de Madrid insistieron en que no cederán a “chantajes” y “amenazas” de los taxistas para “eliminar” el sector de los VTC.
Tras el documento fruto del acuerdo entre el Ayuntamiento de la capital y la Comunidad de Madrid, que buscaba fijar una “distancia mínima” para la contratación de VTC, el presidente regional, Ángel Garrido, lamentó que el sector del taxi haya sido el único en decir “radicalmente no”, y señaló que se ha hecho un esfuerzo “por parte de todos” y, ahora, quien tiene que hacerlo es el taxi. 

El Ayuntamiento de Madrid instó al Gobierno regional a “negociar de forma urgente” para resolver el conflicto, mientras que el PSOE pidió al Gobierno del PP de la Comunidad de Madrid “asumir su responsabilidad” y ponerse a negociar con los taxistas y la VTC para encontrar una salida que permita el trabajo a ambos sectores. 

Esta situación contrata con la de Barcelona, en la que los taxistas volvieron al trabajo pero son ahora los VTC los que creen que la nueva regulación de la Generalitat de Cataluña las aboca a un despido colectivo ante su “inviabilidad económica”. Por ello, los conductores catalanes de VTC decidieron que se concentrarán hoy en la Plaza Sant Jaume de Barcelona en defensa de los vehículos de alquiler con conductor y de sus empleos.

Comentarios