viernes 18/9/20

El Santander da el paso definitivo que hará desaparecer la marca Pastor

Botín lamenta las pérdidas de los accionistas del Popular, pero asegura que su entidad no 
es responsable

Ana Botín, durante su intervención en la junta general de accionistas del Banco Santander | Pedro Puente Hoyos (efe)
Ana Botín, durante su intervención en la junta general de accionistas del Banco Santander | Pedro Puente Hoyos (efe)

El Banco Santander ha avanzado un paso más en el proceso de integración de las marcas Pastor y Popular con el que se confirma la desaparición de ambas. La presidenta de la entidad cántabra, Ana Botín, presentó ayer en la junta general de accionistas, celebrada en Santander, la nueva imagen de marca de la entidad.
La nueva enseña unificará las distintas marcas con las que opera el grupo. Según “Economía Digital”, en una plazo estimado de entre un año y medio y dos años se producirá el relevo de las enseñas Pastor y Popular, y todas las oficinas españolas estarán bajo el paraguas de la marca Santander.
La nueva imagen de marca es “más moderna y adecuada a los canales digitales y el móvil”, que mantiene el color rojo y la característica llama.
El principal cambio es que ahora la marca Santander tiene una tipografía propia y “más estilizada”, a juicio de Botín, con las letras en un rojo más brillante y “más adaptado al entorno digital”.
Además, se aumenta el uso del color blanco con la idea de aportar mayor visibilidad, transparencia y sencillez, añadió Botín. 
La actualización de la marca permite la convivencia durante un tiempo de la nueva enseña y la antigua, de manera que el cambio será progresivo y se iniciará en el ámbito digital, ya sea páginas web, aplicaciones móviles, redes sociales y cajeros. Luego se irá extendiendo a otros soportes en las sucursales, material de oficina y otros activos físicos.
“La marca Santander es una de las grandes fortalezas de nuestro banco, reconocida internacionalmente por la confianza y la credibilidad que transmite”, dijo Botín a los accionistas. “Por primera vez en la historia del Grupo, unificaremos nuestra marca en todos los mercados”, añadió.

Estabilidad del sistema
Por otro lado, Botín destacó que la adquisición del Popular permitió la “vuelta a la normalidad operativa” de esta entidad tras una importante fuga de depósitos, “sin afectar a la estabilidad del sistema financiero y sin utilizar ayudas públicas”. “Seguimos trabajando en la integración, que avanza según lo esperado”, agregó. 
Reiteró que el objetivo del banco tras la compra del Popular, que ha permitido a la entidad recuperar el liderazgo en España, es “no perder un solo cliente”.
Defendió que la entidad no tiene “responsabilidad alguna” en la resolución del Popular, puesto que fue decisión de la Junta Única de Resolución (JUR) amortizar las acciones y determinados bonos del banco. “Lamento las pérdidas que han sufrido los accionistas y los titulares de bonos, pero quiero recordar que el Santander compró el Popular a la JUR y al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tras su resolución y posterior subasta, una vez que el propio consejo del Popular acordó que la entidad era inviable”, dijo Botín.
Respecto a la oferta de compensación a determinados accionistas del Popular, Botín aseguró que no fue una medida para evitar pleitos, a pesar de que su aceptación exigiese renunciar a emprender acciones legales contra el banco, sino una estrategia para “recuperar el pulso comercial del banco”. l

Comentarios