miércoles 21/10/20

Santander compra Banco Popular para dar “estabilidad” al sector financiero

Banco Santander se adjudicó ayer Banco Popular por un simbólico euro, en la primera resolución ordenada (antigua liquidación) decidida por las autoridades europeas, que el martes constataron que la entidad ya no podía continuar funcionando de manera independiente.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, se dispone a hablar sobre la compra de Popular | Juan Medina (reuters)
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, se dispone a hablar sobre la compra de Popular | Juan Medina (reuters)

Banco Santander se adjudicó ayer Banco Popular por un simbólico euro, en la primera resolución ordenada (antigua liquidación) decidida por las autoridades europeas, que el martes constataron que la entidad ya no podía continuar funcionando de manera independiente.
La operación, firmada ayer por la mañana, no supondrá coste alguno para el contribuyente, pues no requerirá de ayudas públicas, ya que serán los accionistas y bonistas los que asumirán las pérdidas, una vez amortizados a valor cero los títulos y la deuda de Popular. La adquisición de Popular se produce tras la subasta llevada a cabo por el Fondo Único de Resolución y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria en la que Santander fue seleccionada como entidad adjudicataria y paga un euro de valor simbólico. 
Para realizar esta operación, el Santander hará una ampliación de capital por 7.000 millones de euros en el plazo de un mes.
Según explicó ayer la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, la compra de Popular dará “certidumbre y estabilidad” al sector financiero español, que ya era “muy solvente” antes, y será buena “para España, para Europa y para el crecimiento de la economía española.

Presiones
Vestida de rojo y magenta, los colores de Santander y de Popular, respectivamente, Botín negó haber recibido presiones de ningún tipo para intervenir en el proceso y transmitió un mensaje de “absoluta tranquilidad” para los empleados del Popular y para los clientes. Pese al “gran atractivo” de Popular, Botín explicó que Santander no presentó ninguna oferta por él hace una semana, cuando se inició el proceso de compra, puesto que entonces la operación no le pareció positiva para sus accionistas (los de Santander), pues les habría costado dinero.
De esta manera, el banco acometerá en un mes la segunda macroampliación de capital de la era de Ana Botín, y dotará provisiones por 7.900 millones, de los que 7.200 se destinarán a cubrir los activos inmobiliarios.
Los titulares de cuentas y de depósitos de Popular no sufrirán deterioro alguno, sea cual sea el importe de sus ahorros.
Con esta primera gran operación corporativa, que según su entorno le hacía “mucha ilusión”, Ana Botín ha reforzado su apuesta por España con la adquisición de una entidad que siempre había admirado Aumentar el negocio de pymes figura entre las prioridades estratégicas de Santander en España y la integración permitirá mejorar la diversificación de la cartera de negocio, con más peso en segmentos que aportan mayor rentabilidad en un momento positivo del ciclo económico.  La operación incluye también el negocio de Banco Popular en Portugal, que se integrará con Santander Totta.
Santander afrontará unos costes de reestructuración por importe de 1.300 millones de euros en el marco de proceso de integración de Popular.
Por otro lado, la cotización de las acciones de Banco Popular fue suspendida ayer por la mañana, y la entidad queda excluida del Ibex 35 desde hoy. Entra en su lugar la inmobiliaria Colonial. l

Comentarios