viernes 27/11/20

El salario medio por hora de los gallegos se estanca en los 8,4 euros

Más de la mitad de los trabajadores gallegos reciben un sueldo que está por debajo de 6,4 euros por hora
Un camarero monta una terraza en una calle de Santiago | AEC
Un camarero monta una terraza en una calle de Santiago | AEC

El salario medio por hora que recibieron los gallegos en 2018 fue de 8,4 euros, una cifra que permanece sin cambios respecto al año 2017, según los datos que publicó ayer el Instituto Galego de Estatística (IGE).

Si se toma como referencia la mediana, el salario por hora fue de 6,7 euros, lo que supone que el 50 por ciento de las personas asalariadas tienen un salario de inferior a esa cifra.

En lo tocante a las siete ciudades, todas tienen un salario medio igual o superior a la media gallega, excepto Lugo (8,1 euros) y Ourense (8,1 euros). A la cabeza está A Coruña (9,7 euros), seguida de Santiago (9,4 euros), Vigo (9,4 euros), Ferrol (8,7 euros) y Pontevedra (8,6 euros).

Asimismo, se aprecia diferencia por sexos en estos salarios, ya que los hombres gallegos reciben 9,1 euros por horas, frente a las mujeres que tan solo obtiene 7,7 euros, según el informe.

También se observa que a medida que sube la edad aumentan los salarios. Los mayores de 55 años son los que más cobran (9,5 euros por hora), mientras que la franja de 16 a 35 años se queda en 6,7 euros.

Por su parte, hay una diferencia de más de un euro entre los contratos indefinidos (8,4 euros) y los temporales (7,2 euros), así como en jornada completa (8,8 euros) o parcial (7,2 euros).

Pensiones

Por otra parte, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, subrayó su intención de cambiar la ley para que los porcentajes de reducción en las jubilaciones anticipadas voluntarias se apliquen en la pensión a cobrar y no a la base reguladora, un cambio que beneficiará a los salarios más bajos.

Según expuso Escrivá en la rueda de prensa para presentar los presupuestos y los planes de su departamento para 2021, este cambio corregiría el problema actual de un sistema “claramente regresivo”. Escrivá explicó que, actualmente, el coeficiente penalizador del 8 por ciento para los que deciden retirarse de forma voluntaria antes de los 65 años se aplica sobre la base reguladora del salario de cada trabajador y no sobre la pensión.

“Como habitualmente hay más distancia entre la base reguladora y la pensión realmente a cobrar en las rentas más altas, ese 8 por ciento termina siendo más bajo para la rentas más altas que para las más bajas”, subrayó.

“Es un problema de regresividad”, añadió Escrivá, que lo ve fácilmente corregible vinculando esos porcentajes de reducción directamente a la pensión efectivamente cobrada.

En un ejemplo recogido por la Seguridad Social, la penalización en una pensión de un trabajador con una base de cotización de 48.841 euros anuales que se jubila de forma anticipada sería del 2 por ciento mientras que en la de un trabajador que cobra 19.200 estaría entre un 6,5% y un 8%.

“Es algo que tenemos bastante claro y es relativamente fácil de legislar”, señaló Escrivá durante su comparecencia. l

Comentarios