jueves 3/12/20

La ruptura de la negociación entre los estibadores y la patronal aboca al sector a la huelga

La negociación entre los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco volvió ayer a estancarse, con lo que se aboca a los puertos españoles a secundar una huelga a partir del próximo lunes.

La patronal Anesco y la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar se reunieron ayer | Emilio Naranjo (efe)
La patronal Anesco y la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar se reunieron ayer | Emilio Naranjo (efe)

La negociación entre los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco volvió ayer a estancarse, con lo que se aboca a los puertos españoles a secundar una huelga a partir del próximo lunes.
Los sindicatos, liderados por la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (Cetm), decidieron ayer mantener las tres jornadas de huelga de los días 5, 7 y 9 de este mes, a las que se sumarán unas cuantas más, después de que la patronal haya dado “un giro” respecto al planteamiento hecho la pasada semana y “ya no se compromete con la subrogación de los trabajadores”.
Anesco pidió a los sindicatos que retomen el diálogo y advirtió de que cualquier medida de presión que se pueda ejercer en los próximos días, así como la huelga, tendrá “un importante impacto en la economía nacional”.

Desamparadas
También solicitó al Ministerio de Fomento que “adopte las medidas pertinentes para que se pueda solucionar este conflicto ante el que las empresas se encuentran completamente desamparadas”.
Los sindicatos confiaban en poner fin al conflicto de la estiba en la reunión de ayer, tras el preacuerdo alcanzado por ambas partes el pasado 22 de mayo, y que permitió suspender los paros que se iban a llevar a cabo en estas dos últimas semanas.
El coordinador general de la Cetm, Antolín Goya, señaló, al término de la reunión, que los estibadores se sienten “maltratados y engañados” por la patronal.
Según Goya, el principio de cualquier negociación colectiva es tener claro “quiénes son los empresarios y quiénes los trabajadores”, y, tras el cambio de discurso de la patronal, “no sabemos si, finalmente, nosotros somos o no los trabajadores de sus empresas”. Los sindicatos insisten en que es algo que tienen que “saber de manera fehaciente, para poder negociar” y exigen a las empresas que garanticen todos los puestos de trabajo, y también que se comprometan a formar parte de los centros portuarios de empleo”, en lugar de querer abrir un proceso en cada puerto, para luego discutir si subrogan al personal o no y en qué condiciones.
Anesco aseguró que reiteró su compromiso para garantizar el empleo, aunque reconoció que ha propuesto negociar simultáneamente los puntos que deberán ser incluidos en el futuro acuerdo marco sectorial y aquellos otros que “deberán ser definidos a nivel de cada uno de los puertos”. Según la patronal, corresponde a la empresa titular de la licencia de servicio portuario de manipulación de mercancías la dirección, organización y control de la actividad laboral de los trabajadores, por lo que se fija un plazo de quince días para que los sujetos legitimados para la negociación colectiva en cada puerto se comprometan a negociar. l

Comentarios