jueves 24/9/20

Rosell advierte que eliminar los topes de la cotización afecta a 1,4 millones de trabajadores

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, advierte de que la eliminación de la base máxima de cotización a la Seguridad Social afectará a 1,4 millones de trabajadores,

Rosell cree que en un futuro se volverá a aplazar la edad de jubilación | j.j. guillén
Rosell cree que en un futuro se volverá a aplazar la edad de jubilación | j.j. guillén

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, advierte de que la eliminación de la base máxima de cotización a la Seguridad Social afectará a 1,4 millones de trabajadores, a los que cree que habría que preguntar qué les parece una medida que repercutirá directamente en sus salarios.
En una entrevista con Efe, el líder de los empresarios considera que todas las medidas propuestas por el Gobierno se pueden analizar, pero que quitar los topes de las cotizaciones supone un coste para las empresas y para los trabajadores que puede repercutir en el empleo.
Actualmente, el tipo de cotización por contingencias comunes asciende al 28,3% (el 23,6% a cargo de la empresa y el 4,7% a cargo del trabajador) y la base máxima por la que se cotiza es de 3.803,7 euros.
De esta forma, suprimir la base máxima para que los trabajadores que ganan más de esa cantidad coticen por el cien por cien de su salario implicaría un incremento de su cotización que se les detraería de su salario bruto, calcula la CEOE.
Rosell recuerda además que esa medida debería ir acompañada de un incremento de la pensión máxima y considera que lo más “sensato” es que Gobierno, agentes sociales y grupos parlamentarios se sienten para pactar medidas en el horizonte de diez años y no “parches” para los próximos dos años.
Respecto a la reforma del impuesto de sociedades avanzada por Hacienda y a la posible implantación de nuevas figuras tributarias, Rosell se muestra cauto y asegura que en materia impositiva España está en línea con la media europea, al tiempo que recuerda que los cambios podrían repercutir en los costes totales de las empresas, que cree que ya afrontan unos costes laborales elevados. “Todos queremos pensiones, que sean buenas”, dice Rosell, que se muestra convencido de que en el futuro se volverá a aplazar la edad de jubilación y habrá una mayor aportación del salario a la pensión.
Aumentar los ingresos de la Seguridad Social depende también de que mejoren los salarios, algo para lo que será fundamental el acuerdo salarial que la patronal firmó la semana pasada con los sindicatos y para el que las empresas han realizado “un esfuerzo importante”. El IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) 2018-2020 contempla un incremento salarial que podría alcanzar el 3% (un alza histórica en este acuerdo) y un salario mínimo en convenio de 14.000 euros anuales.
Para Rosell la subida pactada está en un “punto intermedio” respecto a la que pedían ambas partes y, aunque generó críticas internas dentro de la patronal, resalta que finalmente se aprobó por unanimidad. Tras más de nueve meses de negociaciones, asegura que el acuerdo estuvo a punto de firmarse “varias veces” y niega que el cambio de Gobierno haya influido en los empresarios para agilizar la firma.
El AENC contiene una serie de puntos de consenso que ambas partes proponen al Ejecutivo para su regulación, como es el caso del “absentismo profesional”, que la patronal considera parte de la economía sumergida y ve necesario combatir. Rosell propone una “prueba piloto” en una provincia o sector, dando más armas a las mutuas a la hora de dar altas médicas, para ver si hay una reducción de costes y una mayor eficiencia, al tiempo que se “aprietan las clavijas (a los absentistas profesionales) para que no sigan riéndose del sistema”.

Comentarios