martes 27/10/20

El Popular anuncia que reducirá su plantilla en unos 2.900 empleados y cerrará 300 oficinas

El Banco Popular –entidad en la que está integrado el Pastor– anunció ayer que el proceso de reestructuración dentro de su plan de optimización de los recursos afectará a entre 2.900 y 3.000 empleados, lo que supone hasta el 20% de la plantilla.

El Popular quiere llegar a un acuerdo con los sindicatos	andrea comas
El Popular quiere llegar a un acuerdo con los sindicatos andrea comas

El Banco Popular –entidad en la que está integrado el Pastor– anunció ayer que el proceso de reestructuración dentro de su plan de optimización de los recursos afectará a entre 2.900 y 3.000 empleados, lo que supone hasta el 20% de la plantilla. Además, la entidad prevé reducir su red de oficinas en un 14%, lo que afectaría a 300 sucursales.
El banco transmitió estas medidas a los sindicatos en la reunión que celebraron ayer las partes. El Popular contaba con una plantilla de 14.935 trabajadores, de lo que cerca de 1.700 son empleados con 59 años o más, y con 2.093 oficinas a junio de este año.
En Galicia, el Popular plantea 450 bajas en Galicia. Este dato supondría la salida del 25% de la plantilla en la comunidad gallega, compuesta por casi 1.800 empleados –1.796 según los números de la entidad a 31 de marzo, algo menos de 1.300 enel Pastor y algo más de 500 en el Popular–. En Galicia, Popular-Pastor cuenta con 259 oficinas, unas 30 del Popular y más de 225 del Pastor.
El banco concretó que la disminución de la plantilla afectará sobre todo a las sucursales con menor rentabilidad por empleado, y además limitará los días de apertura en localidades de menor tamaño.
El Popular también prevé potenciar la operativa multicanal y la transformación digital.
La entidad también abordó en dicha reunión los cambios organizativos para simplificar las estructuras territoriales de apoyo a la red comercial y los servicios corporativos.
El banco presidido por Ron defendió este ajuste tanto de plantilla como de oficinas con el fin de mejorar la rentabilidad y eficiencia, más aún en un contexto prolongado de bajos tipos de interés. La reorganización contribuirá a modernizar la estructura del banco.
En cualquier caso, reafirmó su “pretensión” de llevar a cabo este proceso de forma acordada con los sindicatos.
Por su parte, Gladis Afonso, de CIG-Banca, mayoritaria en el Banco Pastor, recordó que con la integración de ambas entidades, en 2012, la plantilla gallega “ya sufrió un proceso de reestructuración”, que cifró en 800 bajas entre prejubilaciones –unas 400– y traslados a Madrid –otros 400.
En cuatro años, “volverse a someter a este proceso es bastante fuerte”, advirtió, antes de comentar que por ahora está “todo en el aire”, puesto que la dirección y las centrales solo han iniciado el período de consultas previo al inicio formal de las negociaciones de este despido colectivo.

Comentarios