domingo 29/11/20

Pescanova contradice a sus accionistas sobre la situación interna de la firma

Pescanova y dos de sus accionistas se acusaron ayer mutuamente de mentir. La firma gallega está “hurtando” información al consejo de administración, al mercado y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

las instalaciones del grupo pescanova en chapela	efe/salvador sas
las instalaciones del grupo pescanova en chapela efe/salvador sas

Pescanova y dos de sus accionistas se acusaron ayer mutuamente de mentir. La firma gallega está “hurtando” información al consejo de administración, al mercado y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que es decisiva para tomar decisiones estratégicas en la compañía, según aseguraron ayer a Efe fuentes de Damm, el segundo accionista de la firma.

Las mismas fuentes detallaron que no existe unanimidad en el consejo de administración de Pescanova y que asistir al mismo no significa que se apruebe la gestión que se lleva en la compañía. Un hecho que queda patente tras el desmentido que el consejero de Damm en Pescanova, José Carceller (6,2%), junto con el de Luxempart (5,8%), habían realizado horas antes a la CNMV negando que el jueves el consejo hubiera ratificado y votado la línea de reestructuración de la política financiera del grupo.

Fuentes conocedoras de la reunión del consejo del jueves explicaron que los miembros pidieron un segundo consejo para la próxima semana para que los auditores trajeran revisada y actualizada la información de las cuentas de la compañía.

Subrayaron que el problema no es si el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa Faro, debe seguir siéndolo o no, sino que no se está dando información sobre la compañía y que precisamente se supone que el consejo debe ser el primero en ser informado y no después por los hechos relevantes enviados a la CNMV.

Por su parte, Pescanova aclaró ayer a la CNMV que en el consejo de administración del jueves “se decidió continuar con el proceso de renegociación de la deuda financiera (línea de reestructuración de su política financiera)” tal y como se había acordado en el consejo del 27 de febrero, cuando, recalcó, se hizo por “unanimidad”.

Sin embargo, en la última reunión el acuerdo no se votó por unanimidad, ya que los representantes de Damm y Luxempart no dieron su apoyo.

Pescanova informó, además, de que “no existe convocada ninguna reunión del consejo de administración para la próxima semana”. La compañía de De Sousa Faro salía de esta forma al paso de la información remitida por Damm y Luxempart.

Por otro lado, el secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO, Jesús Villar, reclamó que se aclaren los órganos de gobierno en Pescanova; que se dé transparencia a su situación económica y financiera real; y que se consensúe con los agentes afectados un plan estratégico y de viabilidad.

Mientras, la conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, mostró su confianza en que Pescanova será capaz de “resolver sus problemas” financieros por su “experiencia en navegar por mares muy turbulentos” a lo largo de su historia. Recalcó que la Xunta estará “expectante” por si pudiera ayudar “tanto institucional como económicamente” a la multinacional.

Comentarios