martes 20.08.2019

Los pensionistas se movilizan en Galicia con un llamamiento a las mujeres y los jóvenes

Reclaman de nuevola derogación de las reformas llevadas a cabo por el PSOE y el PP

Manifestación en Barcelona para exigir una subida de las pensiones | Marta Pérez (efe)
Manifestación en Barcelona para exigir una subida de las pensiones | Marta Pérez (efe)

Las manifestaciones en las calles de toda España para exigir unas pensiones dignas continúan celebrándose. En Galicia, el Movemento Galego pola Defensa das Pensións (Modepen) convocó ayer concentraciones en varias localidades gallegas, entre ellas A Coruña, Santiago y Ferrol, en defensa de las pensiones, con un llamamiento especial a las mujeres y los jóvenes.
En A Coruña la movilización tuvo lugar a las 11.30 horas en el Obelisco y reunió a unas 300 personas, según la Cadena Ser.
El portavoz de Modepen, Alfonso Mascuñana, quiso hacer un llamamiento especial a las mujeres. “Muchas veces son las más perjudicadas porque trabajaron en los hogares y porque sobre ellas recae fundamentalmente la precariedad”, señaló.
Indicó que su objetivo es reivindicar garantías para las pensiones “presentes y futuras”, de ahí el llamamiento a los jóvenes. De nuevo, reclamó también que se deroguen las reformas de las pensiones llevadas a cabo por el PSOE y el PP.  
Mientras, más de 1.500 personas, según la Guardia Urbana, volvieron a salir ayer a las calles de Barcelona convocadas por Marea Pensionista y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) para rechazar la subida de las pensiones de los Presupuestos del Gobierno y reclamar unas “pensiones dignas”.
Los pensionistas volvieron a manifestarse ayer en 200 ciudades de toda Cataluña en la que es la cuarta gran movilización de este año, esta vez en contra del acuerdo entre PP y PNV, que contempla, entre otras medidas, la subida del 1,6% para las pensiones, lo que consideran “insuficiente”. Los manifestantes cantaron consignas como “Por dignidad, salvemos las pensiones”, “El pacto de Toledo es un camelo” y “Mariano Corleone, nos roba las pensiones”. Las principales reivindicaciones se basaron en el rechazo al conocido como Pacto de Toledo, el cual incluye la introducción del factor sostenibilidad, que propone recalcular las pensiones en función de la esperanza de vida del pensionista.
También exigieron equiparar la pensión mínima al salario mínimo interprofesional, con un incremento mínimo del 8 por ciento hasta establecer una pensión mínima de 1.080 euros. 
En las calles de Vitoria, miles de pensionistas se manifestaron también en demanda de una pensión pública mínima de 1.080 euros. La marcha estuvo encabezada por una pancarta con el lema “Pensiones públicas dignas”, y se mostraron carteles con mensajes como “Abuela, muérete, porque lo dice el PP” o “Rajoy mentiroso”. Y en Pamplona, 1.500 personas se sumaron a las reivindicaciones.

Comentarios