miércoles 28/10/20

El pacto sobre la estiba se bloquea tras sugerir la patronal un recorte de plantilla

La negociación sobre la reconversión del sector de la estiba entró ayer en “vía muerta” tras plantear la patronal del ramo Anesco la necesidad de recortar la plantilla de estibadores, que actualmente se compone de unos 6.150 trabajadores.

El dirigente de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores del Mar, Antolín Goya, en el centro	EFE
El dirigente de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores del Mar, Antolín Goya, en el centro EFE

La negociación sobre la reconversión del sector de la estiba entró ayer en “vía muerta” tras plantear la patronal del ramo Anesco la necesidad de recortar la plantilla de estibadores, que actualmente se compone de unos 6.150 trabajadores.
Con su propuesta, las empresas del sector se desmarcan del compromiso de mantenimiento del empleo que el Gobierno defiende desde que planteó la necesidad de reformar la estiba para que cumpla con la normativa europea y evitar que España afronte una multa de la UE.

Además, el planteamiento de la patronal choca frontalmente con la que constituye principal reivindicación de los estibadores, la garantía de mantenimiento del empleo mediante una disposición legal que establezca su subrogación.

De esta forma, la negociación sobre la reforma del sector quedó en “punto muerto” después de que Anesco presentara su propuesta en la reunión bilateral, sin representantes del Gobierno, mantenida con los sindicatos del ramo ayer. Al término del encuentro, Antolín Goya, dirigente de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores del Mar, aseguró que el plan de Anesco “imposibilita el acuerdo” porque “choca frontalmente” con el objetivo del mantenimiento del empleo.

En su opinión, el documento es resultado de la “ocasión de oro” que el Gobierno ha dado a las empresas al asegurar que no se puede garantizar por ley la subrogación de los trabajadores. Las empresas lo atribuyen a su “derecho a organizar su trabajo”.

El Ejecutivo insta a que patronal y sindicatos logren un acuerdo sobre la reforma con la confianza de que este pacto levante el bloqueo de algunos grupos parlamentarios a la reforma.

Los sindicatos piden “disponer con rango de ley” que las empresas subroguen a los estibadores “respetándose la antigüedad y cualquier otro derecho que tengan consolidado”.

Además, reclaman prejubilaciones voluntarias con el 80 por ciento del salario y siempre con un mínimo de tres veces el salario mínimo interprofesional (2.122 euros), y “participar en la formación para el acceso a la profesión”.

Por su parte, la propuesta de la patronal Anesco parte de la necesidad de acometer un ajuste en la plantilla para adecuarla “a las necesidades de cada puerto” mediante medidas como prejubilaciones forzosas con el 70% del salario y bajas voluntarias “sufragadas por el Estado”.

Además, las empresas plantean una reestructuración de la forma de trabajo en los puertos, para flexibilizar horarios, repartir tareas y reducir costes, advirtiendo además de bajadas de sueldo en caso de que esta medidas no se acometan.

Comentarios